jueves, 21 de mayo de 2015

Carmena y Colau, símbolos del cambio

Que Ada Colau y Manuela Carmena ganaran en Barcelona y Madrid este domingo convertiría el 24M en una jornada histórica, gozosa y muy celebrable. Tras las candidaturas de Barcelona en Comú y Ahora Madrid está el trabajo de mucha gente durante años. Cientos de candidatos muy competentes nutren las listas de opciones como las de Colau y Carmena en toda España y ponen cara a proyectos nacidos de la indignación y madurados hasta conseguir plantear una oferta que pone en jaque la inercia y la impunidad con la que, durante tantos años, se ha hecho política en nuestro país.

Pocas cosas son como hace un año en la política española. Ha ido todo tan deprisa que abordamos las elecciones de este domingo con una enorme dosis de suspense e incertidumbre, a pesar del coñazo que nos han dado en las últimas semanas con tanto estudio de opinión, tanto sondeo, tanta encuesta.... A pesar de tal empacho, que solo ha servido para rellenar espacios mediáticos con patéticas pajas mentales, parece claro que pocos análisis certeros se van a poder hacer hasta el domingo por la noche.

Por eso me parece tan importante lo que ocurra en Madrid y Barcelona. Por el potente carácter simbólico que tienen las candidaturas de Carmena y Colau. Los tentáculos de la dignidad y la indignación se han ramificado por todo el país hasta poner en solfa la manera que tenían de entender la política quienes llevan treinta y cinco años de poltrona en poltrona alternándose y perpetuándose en el disfrute de cargos y prebendas.

Lo único que parece estar claro es que, a partir del 24M, ya la cosa no va a ser solo asunto de dos. Ni siquiera de tres o cuatro. Vamos a tener que aprender a conjugar, por fin, los verbos tolerar, pactar, entender, respetar... algo que las inercias de siempre, que los comportamientos guerracivilistas como el de Esperanza Aguirre, no parecen dispuestos a asumir fácilmente.

Esto va a cambiar, y mucho, después del domingo. Pero conviene tener claro que nadie va a acabar con nadie. Que lo que nace no es una etapa en la que echamos a unos para que entren otros y punto. En la mayor parte de los casos lo que va a ocurrir es que los vencedores habrán de tener en cuenta a los vencidos, que no podrán pasar de ellos y ningunearlos como se ha hecho hasta ahora en tantos casos y durante tanto tiempo.

Lo que los resultados del 24M van a dejar claro es que no hay dos Españas, sino múltiples sensibilidades en un país diverso donde habrá que aprender a convivir y entenderse sí o sí. El 24M es el preludio de las generales. Nadie va a arrasar. Habrá que aprender pues, y más vale que lo hagamos rápido, a construir juntos y entendernos por encima de las discrepancias.

Hay que cerrar de una vez y para siempre la etapa del "y tú más", y tiene que empezar la era del "contigo también, por muy distinto que pensemos". Habrá que dar carpetazo a los tiempos del compadreo, del "me lo llevo crudo estos cuatro años y ya te lo llevarás tú los siguientes" en que se había convertido la alternancia bipartidista. Y la cosa tendrá que empezar a funcionar como siempre tenía que haberlo hecho: "¿Cómo tenemos que entendernos para que la ciudadanos vivan mejor?" Hay que recuperar el carácter de servicio que supone ostentar un cargo público y nadie debe sentir la tentación de olvidar, como tantas veces se ha hecho, que actúa en representación de los votos que lo pusieron donde está.

De eso es de lo que se trata. A ver si se enteran de una puñetera vez. Adiós a los ladrones, a los prevaricadores, a los soberbios, los prepotentes y a los que desprecian a quienes piensan distinto.

Seremos lo que sepamos sumar. Se ha acabado la era de restar, acogotar y restregarle al adversario la victoria por la cara. Esa, creo, va a ser la gran lección del 24M.

J.T.
































lunes, 18 de mayo de 2015

TTIP. El Tratado con el que nos quieren machacar definitivamente

Una gran conspiración contra nuestros derechos y libertades, que más pronto que tarde afectará sin remedio a nuestras vidas, se está fraguando a nuestras espaldas con la connivencia de los gobiernos europeos y el silencio cómplice y canalla, una vez más, de los medios de comunicación.

Lo que nos ha ocurrido hasta ahora no es nada para lo que nos puede llegar a pasar. ¿Por qué?
Porque para las empresas que gobiernan el mundo, las leyes que todavía protegen en Europa al ciudadano medio son un maldito estorbo. ¿Y qué se hace con los estorbos cuando se tiene poder? Eliminarlos. En ello están. No hacemos más que retroceder, pero no tienen suficiente. A quien piense que esto del neoliberalismo nos está hundiendo en la miseria solo le diré una cosa: esto no ha hecho más que empezar.

Algunos datos:

Quieren controlar operaciones comerciales valoradas en dos mil millones de euros diarios (2.000.000.000... ¡¡al día!!, ¿multiplicamos por 365?) entre Europa y Estados Unidos que son, por ahora y con permiso de China, las dos zonas más ricas del planeta.

En Europa existen 1.200 productos químicos cuyo uso en la agricultura está terminantemente prohibido. ¿Sabéis cuántos de estos productos están prohibidos en Estados Unidos? Pues la exorbitante cantidad de 12. El uno por ciento.

Las empresas norteamericanas no parecen dispuestas a tolerar esto. Son trabas para sus negocios porque allí, por ejemplo, se comercializa carne hormonada o tratada con antibióticos sin problemas y en Europa, de momento, al menos que lo especifiques en una etiqueta, eso no es legal. Digo de momento porque están en ello. La Comisión Europea y EEUU llevan años negociando en secreto para cerrar un acuerdo que abra las puertas al comercio puro y duro caiga quien caiga.

Como nos podemos imaginar, caeremos los de siempre, porque tanta protección laboral y ambiental a los americanos les parece de blandengues, un obstáculo y una tocadura de narices a la que están empeñados en ponerle fecha de caducidad.

Cómo será el asunto de serio, que las actas y las notas de lo que llevan hablado hasta ahora no se las dejan consultar libremente ni siquiera a los diputados europeos: solo a unos cuantos de entre ellos a los que se permite acceder pero en lugares concretos, por un tiempo determinado y sin posibilidad de tomar notas ni fotografías.

Nos están preparando una encerrona histórica de dimensiones escandalosamente descomunales. De manera sinuosa e implacable, se va instalando lo que Susan George llamó en su día "el ascenso de la autoridad ilegítima"

Conclusión:

Los gobiernos democráticos van transfiriendo poco a poco una buena parte de sus competencias a las grandes multinacionales, que son las que realmente gobiernan el mundo. Es decir, pierden poder e influencia, deciden cada vez sobre menos cosas y hay ejecutivos como el de Mariano Rajoy que encima acceden a ello encantados de la vida.

La conspiración de marras se llama TTIP y en este periódico, en Público, han escrito sobre ella expertos con una autoridad académica y económica de la que yo carezco. Pero aún así no me resisto a esbozar cuatro líneas con lo que yo entiendo que nos interesa saber a los profanos, aunque sea por encima, antes de que nos pille definitivamente el toro.

Todo empezó en los setenta, en Estados Unidos, con los think thank, esas "conspiraciones" de los poderosos que mueven el mundo y que se pasan por el forro los resultados de las elecciones democráticas de medio planeta. Billones de dólares llevan gastados desde entonces en fundaciones privadas con un solo objetivo: instalar y propagar el "pensamiento único", esa bastarda idea de que si eres pobre es por tu culpa y que bajar los impuestosos a los ricos es bueno para la marcha general de la economía. ¡Mentira!

Luego se inventaron las reuniones anuales de Davos, amparados por el Foro Económico Mundial en las que solamente sobrevuela una idea: gobernar el mundo según los más desprejuiciados y canallas postulados del capitalismo. Llevan años planificando y luchando para instaurar el Acuerdo Trasatlántico para el Comercio y la Inversión -Transatlantic Trade and Investment Partnership-(TTIP) y no pararán hasta conseguirlo, sobre todo porque en los últimos años les ha nacido una coartada que refuerza su argumentario de partida: hay que contarrestar la "amenaza" china.

La existencia de conversaciones para los acuerdos TTIP se  conoce desde hace relativamente poco tiempo, pero están en ello desde poco después que cayera el muro de Berlín. La génesis fue el Diálogo Comercial Transatlántico (TABD) una iniciativa que pusieron en marcha el departamento de Comercio de EEUU y la Comisión Europea para -ojo al simpático eufemismo- "armonizar las economías de ambas potencias".

El TABD tiene 70 megaempresas miembros que se han dedicado desde entonces a explicar a burócratas y políticos cuáles debían ser las certificaciones y regulaciones adecuadas para que la economía funcione como a ellos les interesa. Aunque no conocemos en qué consisten exactamente los misteriosos y preocupantes acuerdos TTIP, sí sabemos a lo que aspiran: traducido al castellano de andar por casa, se trata lisa y llanamente de obtener una carta de libertades para las empresas multinacionales y un catálogo de derechos con responsabilidad cero.

Los sectores europeos más afectados por el TTIP serán la alimentación y la agricultura. Y los pequeños agricultores, los grandes perdedores. La industria química quiere que se desregulen las leyes medioambientales y laborales... y luego está el fracking, las farmacéuticas... y un tribunal especial para dirimir contenciosos por encima de las legislaciones de los países otrora soberanos y que beneficiará descaradamente los intereses de las multinacionales.

En resumen, un atentado a nuestros derechos en toda regla sobre el que lo que podamos llegar a hablar será siempre poco. Quienes tendrían que difundirlo y alertarnos sobre todo esto, los políticos y los medios de comunicación, no parecen estar mucho por la labor.

Por eso, desde mi analfabetismo técnico sobre el asunto, he pensado que debía aportar mi granito de arena. Seguiré estudiándomelo lo mejor que sepa y pueda y, cada vez que encuentre algo que me parezca interesante difundir, procuraré hacerlo.

J.T.

Para quien esté interesado dejo aquí algunos enlaces con información, a mi juicio interesante, sobre el TTIP.

http://www.frentecivicosomosmayoria.es/wp-content/uploads/2014/06/FCSM.-TRATADO-DE-LIBRE-COMERCIO-ENTRE-UE-Y-EE.UU_..pdf

http://blogdepedrochaves.blogspot.com.es/search?updated-min=2014-01-01T00:00:00-08:00&updated-max=2015-01-01T00:00:00-08:00&max-results=11

http://blogs.publico.es/dominiopublico/13110/ttip-poderoso-caballero/

http://www.publico.es/internacional/rap-explica-ttip-tres-minutos.html

http://blogs.publico.es/ana-barba/2014/10/24/cuando-descubras-que-eres-contrario-al-ttip-puede-ser-tarde/

http://www.attac.tv/2014/06/19114

http://blogs.publico.es/dominiopublico/13117/13117/

http://blogs.publico.es/econonuestra/2015/05/14/los-municipios-europeos-contra-el-ttip

http://especiales.publico.es/publico-tv/en-clave-tuerka/473300/en-clave-tuerka-ttip

http://especiales.publico.es/publico-tv/la-tuerka-diaria/499645/ttip-andalucia-y-eeuu

http://especiales.publico.es/publico-tv/eko/490525/eko-el-tratado-clandestino

http://www.publico.es/internacional/ocho-motivos-hay-preocuparse-tratado.html













viernes, 15 de mayo de 2015

Huelva. Mucho Rocío pero de fosfoyesos, ni palabra

Las balsas radiactivas de fosfoyesos en Huelva son uno de los ejemplos más elocuentes de la poca vergüenza con la que funcionan en nuestro país tanto el periodismo como la gestión política.

¿Alguien conoce que, a menos de 500 metros de la ciudad de Huelva, existen a día de hoy varias balsas de residuos a cielo abierto cuyo porcentaje de radiactividad hay veces que se encuentra hasta 150 veces por encima del nivel máximo permitido por la legislación vigente?

Poca gente lo sabe, por eso me parece tan importante el documental televisivo sobre este grave asunto, titulado "Un lugar diferente" que han elaborado para 360 Globalmedia los reporteros Eduardo López-Jamar y Rafael González.

¿Alguien sabe que esos residuos son, en su mayor proporción, producto de los vertidos de una empresa llamada Fertiberia que el 31 de diciembre de 2010 fue conminada por la Audiencia Nacional a abandonar su actividad?

¿Alguien sabe que, desde entonces, Fertiberia está obligada a resolver el problema regenerando la zona y que aún no se ha cumplido la sentencia?

¿Alguien sabe que el dueño de esa empresa se llama Juan Miguel Villar Mir, otrora ministro de Arias Navarro, generoso contribuyente a determinadas finanzas partidistas según consta en los papeles de un tal Bárcenas y, a día de hoy, sexta persona más rica de nuestro país?

¿Sabéis que estamos hablando, según ha reconocido el Parlamento Europeo, del mayor vertedero de materiales tóxicos de Europa, con efectos nocivos para la salud de la población? ¿Sabéis que Huelva es la ciudad española con mayor índice de mortalidad por cáncer?

No, no lo sabéis. Estoy seguro que muchos de vosotros es la primera vez que oís hablar de esto. Y eso es así porque los partidos políticos que mandan en Huelva, en Andalucía y en España, es decir, el PP y el PSOE, se encargan de poner todo su empeño en evitar que se sepa. Hasta los mismos habitantes de Huelva se mueven entre el desconocimiento, la ignorancia y el miedo a las represalias si se quejan mucho. A fin de cuentas, desde que en los sesenta Franco decidió montar allí el Polo Químico, muchas familias han vivido durante algunos años de trabajar en las empresas que pronto convirtieron la ciudad en la más contaminada del país.

Enclavada en la confluencia de los ríos Tinto y Odiel, la zona podía ser un verdadero paraíso y en cambio se trata de un horrible paraje inhóspito y peligroso que amenaza directamente la salud de los vecinos de Huelva. El centro de la ciudad está a tiro de piedra y la barriada más afectada, llamada Pérez Cubillas, dista apenas doscientos metros de las balsas radiactivas que a día de hoy continúan con sus vergüenzas al aire.

Solo fue pan para hoy y hambre para mañana y ahora es ruina pura. Los medios locales callan, sellados, acojonados, dependientes de las mercedes y prebendas de un alcalde pepero -el campechano Perico Rodríguez- que gobierna la ciudad de Huelva desde hace ya veinte años. Tve, callada, Canal Sur, como si el problema no existiera. Mientras haya viejos a quienes emparejar en programas de Juan y Medio, coplas que recordar y romerías que retransmitir, para qué se van a meter en líos. Ahora llega el Rocío, los bueyes, los simpecados, el polvo del camino, el carisma de las marismas... De algunas marismas, porque de las que Fertiberia y FMC-Foret han destrozado sin piedad durante cuarenta años, nadie parece acordarse.

Nadie parece tener interés por denunciar a los cuatro vientos lo que ocurre en Huelva. Por eso me parece tan interesante el trabajo realizado por 360 Globalmedia, y del que mi compañera Lucía Villa ha dado cumplida cuenta en las páginas medioambientales de Público. El documental de Rafa González  y Eduardo López-Jamar lo está emitiendo estos días HispanTV. En breve imagino que empezará a correr como la pólvora por las redes sociales, así que podréis buscarlo para verlo si queréis, y probablemente entendáis entonces tantos silencios y censuras sobre una realidad que perjudica directamente a la ciudad de Huelva y sobre la que prácticamente todo el mundo, sin que resulte muy explicable, se dedica a mirar para otro lado.

En el documental "Un lugar diferente" podemos comprobar cómo la solución que Fertiberia propone es un parche inadmisible. Intervienen todas las partes del conflicto y queda muy en evidencia la incomodidad de los responsables técnicos y políticos a la hora de abordar un asunto que parece continuar teniendo el carácter de tabú. Hasta tal punto es así que el alcalde de Huelva no tiene reparo, como puede comprobarse en la edición final del documental, en cabrearse como una mona durante la grabación de la entrevista, quitarse el micrófono de malas maneras y dejar literalmente tirados a los reporteros de Globalmedia.

- Yo he venido a hablar de Huelva y no de los fosfoyesos, soltó Rodríguez entre improperios mientras se levantaba y dejaba a su entrevistador con la palabra en la boca.

No hay medio de comunicación onubense ni andaluz que incomode a los poderosos con el asunto de los fosfoyesos, así que se entiende que se cabreen cuando alguien osa planteárselo. No hay medio de comunicación que cuente que las plantas de Fertiberia y de FMC-Foret generaron durante su actividad en el Polo Químico de Huelva más de 120 millones de toneladas de fosfoyesos, un residuo que contiene metales pesados y elevadas concentraciones de uranio 238 y que durante años y años fue sistemáticamente arrojado sobre 1.200 hectáreas de unas marismas declaradas Dominio Marítimo Terrestre.

Definitivamente, a mí me produce verdadera vergüenza ese oscurantismo informativo y ese escaso interés político, incluso en época electoral, por acelerar la solución de un problema que no es solo medioambiental, sino que afecta muy directamente a la salud de todos los vecinos de Huelva. Por eso me parece tan higiénico el trabajo realizado por Eduardo y Rafael. Enhorabuena, compañeros, y a seguir incordiando porque, como decía George Orwell, cuando un periodista no toca las narices al poder, lo que hace no se llama periodismo: se llama relaciones públicas.

J.T.

martes, 12 de mayo de 2015

Ciudadanos y los "españolazos"

El españolazo es ese tipo de ciudadano, por lo general enamorado de “Ciudadanos” que ni sabe, ni parece que le importe mucho, lo que en verdad se esconde tras la piel de corderito de ese joven catalán felizmente “nacido en democracia” y que atiende al nombre de Albert Rivera.
El españolazo medio ha sido o continúa siendo “muy fan” del PP y parece haberse resignado, con el paso del tiempo, a que los rojos existan y hasta ocupen escaños y desempeñen cargos en las instituciones. Pero por muchos años que pasen, lo que el españolazo medio no parece dispuesto a entender es la personalidad propia de territorios históricos como Euskadi o Catalunya entre otros.
El españolazo suele poner a caldo cualquier tentación de admitir  que este país es una suma de maneras muy distintas de entender la vida,  que aplicarles un mismo patrón es andar equivocado ya desde el minuto uno. Al españolazo le gusta dividir, enervar y por lo que suele decir y hacer, no parece que lo suyo sea construir, entenderse, dialogar, pactar…
Hay españolazos horteras, españolazos rudos, españolazos violentos… y luego están los españolazos cultos, que son los peores porque a sabiendas manipulan, argumentan de manera torticera (y anticonstitucional) sobre el funcionamiento del estado de las autonomías e intoxican alentando el sentimiento anticatalanista y antivasco por las cuatro esquinas del ruedo ibérico.
Responden al patrón de insignes españolazos, por ejemplo, el avezado demócrata Herman Terstch o los reconocidos intelectuales Arcadio Espada y Federico Jiménez Losantos.
El españolazo, en estos tiempos electorales, está curiosamente más callado que de costumbre. Afila cuchillos para el domingo 24, dispuesto a ensañarse sin piedad, desde esa misma noche, con aquellos partidos y territorios donde los resultados le suministren la carnaza adecuada.
El españolazo no es que no quiera que se hable de independencia o de derecho a decidir. Es que beligera frontalmente con los movimientos que lo propugnan. El españolazo suele ser cruel con quien no piensa como él, intolerante con quien no comparte sus postulados, y excluyente hasta desembocar, en muchos casos, directamente en la xenofobia.
El españolazo no solo anida en los viveros del PP, sino también en los del PSOE y, de un tiempo a esta parte, nutre en tromba a esa especie de coche-escoba llamado “Ciudadanos” que va recogiendo por los caminos todo el lastre que el bipartidismo ha ido dejando en la cuneta.
Aviso a caminantes: “Ciudadanos” es un partido españolazo puro y duro. En Catalunya lo saben bien y en el resto del país, como no andemos espabilados, lo vamos a acabar sabiendo todavía mejor.
Quienes también lo saben, y están aparentemente encantados con este súbito regalo caído del cielo, son los capitostes de la CEOE, los conspiradores del IBEX-35 y todos aquellos que ven en esta fértil y urgente cosecha de españolazos una oportunidad de oro para poder chafar cualquier expectativa de cambio.

J.T.

viernes, 8 de mayo de 2015

No me llames Susana, llámame Andalucía

Yo con SusanaPrimero fue el cabreo con Izquierda Unida, sus ingenuos socios en el gobierno anterior, aquellos “tontos útiles” a quienes no dudó en propinar una sonora patada en el culo apenas consiguió que le firmaran los presupuestos para 2015. ¿La excusa? Que querían, los muy demócratas, someter a la opinión de sus bases la continuidad del pacto de gobierno con el PSOE.
– No quiero que decidan cuatro mil, en ese caso que sean todos los votantes de la comunidad quienes decidan el futuro de Andalucía, es decir, mi futuro, era lo que estaba pensando en ese momento una Susana Díaz cuyo ego, a medida que pasaban las semanas y los meses, ha ido creciendo a mucha más velocidad que ahora su embarazo.
Así que adelantó las elecciones un año. Apareció entonces la ampulosidad de la campaña electoral. En la mejor tradición faraónica, en línea con el manual que tantos años usara Jordi Pujol en Catalunya, la imagen de Susana y el nombre de Andalucía empezaron a fundirse y a convertirse en una sola cosa en la propaganda de campaña. En buena parte de los carteles no aparecía siquiera el logo del PSOE. Solo una imagen: ella; y un nombre: Andalucía. La manipuladora lluvia fina empezaba a estar servida.
Con la noche electoral llegaría la euforia, las risas a mandíbula batiente y aquella memorable bajada de rampa que ahí queda para la historia.
Hasta que se pusieron a hacer cuentas en serio y se les comenzó a helar la sonrisa: de pronto cayeron en la cuenta que se habían pasado de chulos y que seducir a alguien para que votara que sí en la investidura o conseguir dieciséis abstenciones en segunda, tercera o cuarta convocatoria podía acabar resultando una tarea mucho más complicada de lo que en un principio habían imaginado.
Es lo que tiene llevar tanto tiempo en el pedestal. Acostumbrados a ser los dueños del cotarro durante treinta y cinco años, no han sabido asumir ahora su fragilidad ni mucho menos actuar en consecuencia. Es decir, ser humildes por una vez en su vida. No tienen cultura de pacto, sino del ordeno y mando, no han levantado ni una puñetera alfombra nunca y harán todo lo posible por evitarlo todo el tiempo que puedan.
Los primeros nervios afloraron el día de la composición de la mesa del parlamento, cuando faltó poco para que el PP y el PSOE acabaran tirándose de los pelos al no conseguir ponerse de acuerdo en cuanto al número de componentes. En su línea de desprecio habitual, el PSOE acabó haciendo lo que le dio la gana, y hasta se permitió nombrar como presidente de la cámara autonómica a quien había sido condenado a un multazo por irregularidades en la gestión de Cajasur durante sus tiempos de consejero de aquella mítica entidad de ahorro cordobesa.
– Estos pringaos me apoyarán por la cuenta que les trae, debió pensar Andalucía, perdón, Susana, cuando empezaron las negociaciones por los nueve votos que le faltaban para tener mayoría absoluta. Pero los días pasaban, las conversaciones se sucedían y los acuerdos no llegaban.
Aún así Andalucía, perdón, Susana no se arredró. Faltaría más. Siguiendo el comportamiento de manual, llegó entonces el momento de las intimidaciones, las presiones y hasta los insultos:
– Son unos irresponsables si por lo menos no se abstienen.
– Seiscientos mil andaluces (en referencia a los votantes de Podemos) no pueden determinar el destino de nueve millones (porque claro, el PSOE, que consiguió un millón cuatrocientos mil votos, muchos menos que en la convocatoria anterior, sí que podía arrogarse la representación de Animagesdalucía entera, pero los novatos estos de Podemos… ¿qué se habrán creído estos “perroflatuas”? ¿Y estos advenedizos de Ciudadanos? ¡Ni agua!)
La soberbia en la que han estado metidos tantos años les impedía aceptar que las cosas habían cambiado. Que ya no eran como siempre habían sido.
Y en éstas llegó el primer pleno de investidura. Los bipartidistas se movían como Pedro por su casa, ejercían de veteranos de colegio mayor, mientras que los recién llegados eran los novatos a los que había que gastarles las putadas de rigor. Dicho y hecho. La tal Teresa se iba a enterar de lo que valía un peine apenas subiera al estrado.
– Cállate, bonita
– No tienes ni puta idea
Y cuando a la “novata” se le ocurrió pedir el amparo al presidente de la Cámara, el condenado por irregularidades en Cajasur va y hace como que regaña a la traviesa y díscola bancada, pero añade a continuación, dirigiéndose a la oradora:
– No interpele usted.
Todo sea por Andalucía. Porque, como ya es de todos sabido y por muchos asumido, Andalucía es Susana y Susana es Andalucía. Vosotros sabréis a lo que ateneros si la hacéis sufrir más de la cuenta. A la pobre.
– Allá vosotros con vuestra rabia, han llegado a escribir algunos palmeros del régimen andaluz y turiferarios varios.
– Basta, a la doña se le ha acabado la paciencia. Ya está bien, escriben otros.
Y más:
– Qué pena las “actitudes de quienes viven de la demagogia” y no alcanzan a comprender lo difícil que es construir y lo fácil que es destruir.
– A ver cómo explica “el bloque del NO” (nueva denominación puesta en circulación por Susana y los suyos para meter en el mismo saco a todos los partidos de la oposición) por qué no permitieron echar a andar la legislatura practicando simplemente una abstención que, ni política ni programáticamente, los obligaba a nada.
– Nos están haciendo trampas, se quejan los socialistas, campeones mundiales del trile, la conspiración y el subterfugio. Y a continuación lo reproducen a coro la abultada nómina de periodistas orgánicos públicos y privados.
– Todo lo hacen (“el bloque del NO”) por cálculos electorales. No piensan en Andalucía, proclaman. Porque, como todo el mundo sabe, Andalucía es el nuevo nombre de Susana Díaz. Y además rima.
Así van despachándose díadescargayo con susana tras día los medios andaluces, incluidos los presuntamente críticos, utilizando un lenguaje de “copia y pega” con lugares comunes y frases todas en una línea tan similar, que diríanse extraídas directamente de los argumentarios urdidos en los despachos de San Telmo.
– ¡Qué irresponsabilidad! Allá ellos -rematan. Si Susana tiene que repetir elecciones, la culpa la tendrán quienes no le facilitan las cosas. Y todos sabemos -añaden- quiénes van a salir perdiendo.
Lo que no acabo de entender yo es, que si tienen tan claro que repitiendo elecciones Susana las gana de calle, a qué demonios están esperando para disolver el parlamento andaluz mañana mismo.
Pero ahí siguen, dispuestos a no bajarse del burro, convencidos de que toda la razón es suya, que los otros acabarán cediendo y no contemplando, ni por asomos, la posibilidad de ser ellos los equivocados.
Y si alguna vez lo piensan, para eso cuentan con la acreditada soberbia cincelada a conciencia durante tantos años: morirán matando. Y lo harán pensando que les ha merecido la pena. Porque Andalucía es Susana. Y Susana, como todo el mundo sabe y el que aún no lo sepa peor para él, es Andalucía. Faltaría más.

J.T.






martes, 5 de mayo de 2015

Nos han robado hasta la capacidad de asombro


Ancianos que necesitáis medicinas que no podéis pagar
Dependientes que no tenéis a nadie que os ayude
Ahorradores estafados
Estudiantes puteados
Desahuciados humillados
Jóvenes expulsados del país
Trabajadores explotados
Parados chuleados
Queridos engañados y timados de toda clase y condición: éste es vuestro momento.

Ahora lo tenéis en vuestras manos
Demostrad el día 24 que las encuestas están equivocadas
Que el partido más mentiroso, corrupto y desvergonzado de la historia de España no va a tener la cancha que le predicen las encuestas
Que Gürtel, sobresueldos, Bankia, mordidas, áticos, Púnica, tarjetas black, presidentes de Diputación contando billetes... no pueden quedarse sin castigo.
Casos como el de Rato, Urdangarín, Matas, Fabra, Bárcenas... todo esto tiene que recibir su merecido en las urnas.
Y el socio bipartidista tiene también que morder el polvo para que entienda de una puñetera vez que lo de la renovación debe ir en serio.
Ya está bien de maquillajes.
Ha llegado el momento de poner en valor la indignación que hemos demostrado en las calles durante los últimos cuatro años
Las mareas, el trabajo de la PAH, las protestas multitudinarias... tienen que plasmarse ahora en votos.
Este es vuestro momento. Este es nuestro momento.

Si dejamos pasar esta oportunidad, dotaremos de autoridad moral para ningunearnos y reírse durante años en nuestra propia cara a aquellos que nos vienen chuleando desde hace tanto tiempo.
El bipartidismo y la corrupción tienen que pasar a la historia.
Es el momento de echarlos y no se puede templar ni una puñetera gaita más.
Jubilados, estudiantes, dependientes, desahuciados, parados, enfermos desatendidos, familias desesperadas: es vuestra hora.
Es la hora de mandarles un mensaje contundente. Un mensaje claro para el que basta una papeleta (o dos, en las trece autonomías donde hay elecciones a la presidencia de la Comunidad):

No os queremos, corruptos.
No os queremos, mentirosos.
No os queremos, soberbios, autosuficientes, groseros, perdonavidas...
Nos habéis robado hasta la capacidad de asombro.

Se lo tenemos que decir así. Con el voto.
Y solo así, conseguiremos convertir el domingo 24 de mayo en el día histórico con el que todos soñamos.

J.T.

domingo, 3 de mayo de 2015

Diccionario de la mamandurria


Mamandurria 
"Sueldo que se disfruta sin merecerlo, sinecura, ganga permanente".
Así define la Real Academia de la Lengua un término a cuya categoría pertenecen perfiles muy distintos de personajes a quienes, en época electoral, se les suele reconocer porque manifiestan un mayor nerviosismo del habitual y andan todo el día tentándose la ropa dado el peligro que corre el chollo del que disfrutan.

Son esos miles, decenas de miles, cientos de miles de personajes en nuestro país que deben su puesto de trabajo a un sinnúmero de razones entre las que casi nunca figuran sus propios méritos. Para mantenerse luego en él, eso sí hay que reconocérselo, desarrollan todo tipo de habilidades para pegarse a la prebenda como una lapa, pero no pueden evitar estos días que se les note el miedo que tienen a que la tortilla cambie, sus benefactores pierdan la poltrona y en consecuencia, ellos acaben donde siempre debieron estar: fuera de un puesto que nunca se merecieron.

Son esos cientos de miles de asesorías y ocupaciones varias completamente prescindibles para las que nunca salió a concurso la plaza que ocupan. Son esos cientos de miles de puestos que se chupan un dinero que nos hace falta, entre otras muchas cosas, para que no recorte ya más en profesionales, por ejemplo de la dependencia, la sanidad o la educación.

En el mundo de la mamandurria se mueve una fauna tal que permite hasta elaborar un diccionario de términos con los distintos perfiles Para abrir boca, me permito exponer aquí algunos de ellos que sin duda reconoceréis:

Acojonao
Cualidad propia del inseguro, por lo general mala persona, que convierte a su propietario en un peligroso compañero de todo aquel con quien se cruza en su vida. Eterno ultrajado que se queja de todo y recita interminables memoriales de agravios, pero que a la hora de la verdad te deja tirao cuando le propones enfrentarse a cualquier tipo de injusticia. Él no lo sabe, pero lo que más le acojona de todo es la posibilidad de que la situación de la que se queja se solucione. Es tóxico en cualquier ambiente y sobrevive amargao de la vida.

Corcho
Término que suele utilizarse para describir a ese tipo de seres que siempre flotan. Sortean con singular habilidad las adversidades y se les reconoce por su excepcional desenvoltura en el manejo de la sonrisa y la capacidad para decir siempre aquello que su interlocutor quiere oír. Su ideología es la mentalidad práctica y su objetivo permanecer. Mantenerse llevándoselo crudo en los mejores abrevaderos gobierne quien gobierne. Nunca pierden y, por supuesto, siempre flotan.

Enchufado
Primo, cuñado, o hijo del amigo de un cargo público quien en su día utilizó su poder para que a la gente de su entorno "no le faltara de ná". La RAE lo define como aquella persona "que ha conseguido un empleo o beneficio por enchufe y no por méritos propios". Alguna tesis doctoral se ha iniciado al respecto sobre el asunto pero con escaso éxito: no encontraron facultad ni tribunal donde alguien no se mosqueara con el temita de marras.

Entusiasta del exceso de celo
Dícese de aquellos mandos intermedios, en empresas públicas sobre todo, cuya eficacia siempre estuvo por encima de las expectativas de sus superiores. Dada su capacidad para intuir o adivinar lo que quieren sus jefes, siempre suelen ir un punto más allá, lo que a los poderosos les pone mucho más fácil la tarea y les evita esa horrible incomodidad que supone tener que levantar teléfonos y montar pollos.

Espinazo destrozado
Síndrome generalizado entre aquellos eficaces gestores cuya habilidad fundamental es vivir inclinado y feliz ante los deseos, designios y caprichos de quien lo colocó en el puesto que ostenta, lo que le permite llevarse a casa una tan abundante como poco merecida "morterá" cada mes.

Genuflexo
1. (Del lat. tardío genuflexus, part. pas. de genuflectĕre). 1. adj. arrodillado.
2. Eso es lo que dice la Academia de la Lengua, a lo yo añadiría: "desvergonzado, amoral y carente del sentido del ridículo si a cambio de ser humillado consigue mantener sus prebendas".

Mamapollas
1. Término de tal contundencia gráfica y denotativa que, aunque aún no está registrado en ningún diccionario, parece claro que no precisa explicación técnica alguna.
2. Aún así, y para ilustrar a quien de ello precise... dícese "mamapollas" de aquella persona, animal o cosa que decide dedicar su vida a complacer al poder creyendo que así le irá mejor en la vida. Cuando descubre su equivocación, suele consolarse con el placer que le proporciona haber descubierto tal práctica. Y claro, acaba convirtiéndola en rutina diaria.

Miedica
1. adj. despect. coloq. miedoso.
2. [persona] Que es cobarde o siente miedo con facilidad.
3. Apocado que siempre suele tumbar una decisión mayoritaria para acabar con alguna injusticia. El miedo siempre ha sido el mayor enemigo de cualquier movilización. Por eso el poder lo potencia y lo riega. En un gran número de casos, y cuando descubre lo inútil de su postura, el miedica acaba arrepintiéndose de su  condición

Paniaguado
1. Servidor de una casa, que recibe del dueño de ella habitación, alimento y salario.
2. Allegado a una persona y favorecido por ella.

Parásito
(Del lat. parasītus, y este del gr. παράσιτος, comensal)
1. adj. Biol. Dicho de un organismo animal o vegetal: Que vive a costa de otro de distinta especie, alimentándose de él y depauperándolo sin llegar a matarlo.
2. Persona que vive a costa ajena.

Pelotas
1. com. Persona aduladora, que hace la rosca
2. loc. Adular a alguien para conseguir algo.
3. Tocarse o estar tocándose uno las pelotas loc. vulg. No trabajar nada,estar holgazaneando
4. Dícese también de quien besa por donde pisa la persona de quien depende su sueldo y no pierde ocasión de decirle lo guapo que está, lo bien que habla y lo estupendo que es todo lo que hace. Ama ser despreciado y le gusta arrastrarse: un miserable.

Profesional de las puertas giratorias
Dícese de aquellos presuntos seres humanos que cuando están en el poder defienden a muerte los intereses de las empresas de las que proceden. Suelen ser los mismos que, cuando se les echa del cargo, siempre encuentran a mano agradecidos prebostes dispuestos a pagarles los favores que, con las decisiones que adoptaron cuando estaban en el poder, contribuyeron a incrementar escandalosamente sus cuentas de resultados.

Profesional del periodismo orgánico
Dícese de aquellos escribanos cuya pluma ha estado al servicio del poder y la utilizan hasta el último minuto para infundir recelo, miedo y rechazo a posibles cambios. Para ello chantajearán, intoxicarán y mentirán todo lo que sea necesario. Aún así, si la tortilla llega a dar la vuelta, no tendrán ningún reparo en realizar un giro de 180 grados en horas veinticuatro  y ofrecer inmediatamente al nuevo poderoso, sin pudor alguno, su mercenaria y desvergonzada pluma.

Rata
Dícese, en época preelectoral, de todo aquel político o beneficiado por un político que, oliéndose la tostada de que se acaba el chollo, empieza a abandonar el barco y a buscarse la vida en otros derroteros antes de que llegue el desastre. Esos derroteros pueden ser, perfectamente, los mismos a los que combatían con furor hasta el mismísimo día anterior.

Rastrero
1. [persona] Que actúa de forma despreciable o innoble para conseguir sus propósitos, a costa muchas veces de la propia humillación. "sabíamos que era rastrero, pero no sabíamos hasta qué punto se
rebajaría" antónimos: noble2. Que implica o denota vileza o falta de nobleza. "consiguió convencerlos con chantajes y otros procedimientos rastreros"

Sargento eficaz 
Mando intermedio experto en putear a sus subordinados por encima de las instrucciones que tiene para hacerlo. Suele ser extremadamente útil para quien necesita esbirros que le hagan un trabajo sucio con el que el poderoso siempre podrá argumentar que no tiene nada que ver.

Servil
1. De los criados o que tiene relación con ellos. "en los palacios, la actividad servil es muy intensa"
2. [persona] Que muestra una actitud exageradamente humilde y servicial ante los superiores o
poderosos, generalmente para obtener un beneficio. "un servil mayordomo; el rey Alfonso, receloso de un vasallo poco servil y muy aventajado en las luchas, desterró al Cid; una separación tajante dividía la sociedad antigua entre clases señoriales y clases serviles"
3. En el primer tercio del siglo XIX, partidario de la monarquía absoluta.

Superviviente profesional
Especimen experto en continuar estando donde está ocurra lo que ocurra a su alrededor y sin que nadie sepa explicarse cómo lo consigue. Suele hablar poro, sonreír mucho, comprometerse nada, definirse nunca y escaquearse con admirable habilidad de aquellos lugares donde huele cualquier conato de conflicto.

Trepa
1. (coloquial) Persona que intenta ascender profesional o socialmente aprovechando cualquier circunstancia y sin importarle los medios que utilice para ello. "es un trepa capaz de mentir o acusar a un compañero para ganarse el favor del jefe".
2. En época electoral, como ocurre estos días. dícese de buena parte del personal que anda literalmente de los nervios, afilando cuchillos y perfeccionando sus malas artes para ponerlas en práctica apenas tomen posesión los nuevos gobiernos municipales y autonómicos.

--
Continuará. Se admiten sugerencias

J.T.


viernes, 1 de mayo de 2015

¿Quién se ha cargado a Juan Carlos Monedero?


Aproximadamente a las seis de la tarde de este jueves 30 de abril, cuando apenas faltaba una hora para que Juan Carlos Monedero comenzara la grabación del programa que cada semana modera en La Tuerka, Noelia Vera y yo nos fuimos con él al plató, enchufamos un ordenador portátil y nos dispusimos a seguir por streaming el momento quizás más importante en la corta historia de Podemos. Éramos pocos los que en ese instante sabíamos ya lo que Pablo Iglesias iba a comunicar en rueda de prensa.

- He tenido  hace unos minutos una conversación con Juan Carlos Monedero -arrancó Pablo. Ha presentado su dimisión de los órganos directivos de Podemos y he aceptado su dimisión.

Juan Carlos no apartaba la mirada de la pequeña pantalla, pero no movía ni un solo músculo.

Juan Carlos dimite -continuó Pablo- después de cumplir con sus obligaciones como responsable de programa. Ha presentado el programa marco que será hecho público en pocos días. Es, como podréis imaginar, algo enormemente doloroso para mi.

Decidí respetar el silencio entre nosotros tres y la emoción contenida de Noelia, pero no pude evitar que mi mente se disparara camino del 17 de enero del año pasado en el Teatro del Barrio, el día en que nació Podemos. Y se me agolparon las frases de aquella esperanzadora jornada: "Podemos somos todos, repetían, haremos las cosas de una manera distinta, empoderaremos a la gente, si no haces política te la hacen, somos más, tenemos memoria, no tenemos miedo, hay que echarlos y podemos echarlos...

Supieron recoger los promotores de Podemos el malestar, la indignación y esa necesidad de contar con algo nuevo y distinto que cientos de miles de personas transmitíamos ya en aquel momento. Había que acabar con las tropelías del pp y necesitábamos un istrumento, una etiqueta. Y allí estaba Podemos, con Pablo y Juan Carlos al frente, dando el paso al frente.

- Que no, que no, que no nos representan, que no, coreábamos… Y poníamos "todas nuestras complacencias" en del liderazgo de dos profesores de universidad que cuatro meses más tarde darian el campanazo consiguiendo un millón doscientos mil votos y cinco escaños en el Parlamento Europeo

- Juan Carlos no solamente es un compañero de años sino que además es uno de mis mejores amigos, y ha sido y es una figura determinante para nuestra biografía política, por supuesto para Podemos.

Un compañero de años al que yo miraba mientras escuchaba las palabras de su amigo y la verdad es que parecía experimentar un enorme alivio. Resultaba evidente que se estaba quitando un peso de encima. Pero se mire como se mire, pensaba yo, su marcha es una putada en toda regla. El alma máter del proyecto que ha removido los cimientos de la política de nuestro país en el último año... triturado por la implacable maquinaria de un sistema, de un régimen dispuesto a hacerle pagar lo más caro posible haberles sacado sus vergüenzas al aire. Su larga retahíla de víctimas: Rubalcaba, Chaves, Griñán, Pujol, Juan Carlos de Borbón, Cayo Lara, Rosa Díez, Francisco Granados, Ignacio González,Tomás Gómez, Rodrigo Rato... todos debían estar haciendo palmas con las orejas. Incluso Botín e Isidoro Álvarez, allá donde se encuentren, lo tenían que estar celebrando por todo lo alto, nunca mejor dicho. En apenas un año, Monedero había pisado demasiados callos como para que tanto pez gordo no pusiera toda la carne en el asador hasta conseguir hacerlo fosfatina. Y lo han conseguido. Ya está. Ya se han cobrado la pieza.

- El poder ha hecho muy bien los deberes contra mí -declararía hace un par de días.

- Nuestra organización se quedaba estrecha para Juan Carlos, continuó explicando Iglesias en la rueda de prensa. Juan Carlos no es hombre de partido, Juan Carlos es un intelectual que necesita volar.

- Coño, a ver si me van a poner una bomba, nos comenta relajado y desenvuelto.

¿Quién se ha cargado a Juan Carlos Monedero? ¿Montoro? ¿Soraya? ¿"El País" y su manera de orientar las informaciones sobre Podemos? ¿los periódicos amamantados por el PP? ¿el Ibex 35 que, acojonado, ha puesto todas sus cañones a funcionar? ¿las luchas internas del aparato de un partido recién nacido? Una cosa está clara: le ha tocado los cojones mucho... a muchos. Y además con fundamento. No se lo podían perdonar. Cuando una persona despierta tanta inquina en sectores tan distintos, esto significa sin duda alguna que hace pupa, que ha dado en el clavo con su discurso y con sus ideas y que el sistema ha intuído el peligro que esto acarrea como no aplique correctivos con urgencia. Así que, costara lo que costara, tenían que conseguir que su cabeza acabara rodando. Y rápido.

Dentro de tres años, o de treinta y tres, le devolverán el dinero que tuvo que adelantar a Hacienda, pero de nada servirá ya. Lo han conseguido quemar a fuego lento, al tiempo que acojonaban a sus compañeros de viaje hasta lograr que muchos de entre ellos compraran el mensaje de que Monedero les perjudicaba para crecer. Una vez más se repite la historia: los espíritus libres y los aparatos son difíciles de casar entre sí.

- Estábamos de acuerdo los dos, remató Pablo en la rueda de prensa, en que Juan Carlos puede ser una figura mucho más útil tanto para Podemos, como para el cambio político, como para las necesarias reflexiones críticas que siempre nos deben acompañar en todos nuestros caminos, trabajando sin la presión y sin la losa de las responsabilidades orgánicas.

Puede ser, pero igual que el comer y el rascar, que cuando empiezas no sabes el momento en que vas a poder acabar, cuando abres el melón y comienzas a servir cabezas en bandeja de plata, es difícil saber hasta dónde llegará el corte. Una cosa está clara. Los malos, de momento, van ganando por goleada. Se han cobrado la pieza que más les preocupaba porque saben que Monedero es mucho más Podemos que la mayor parte de Podemos. Como lo sabe la gente de a pie. Como lo intuyen quienes toman nota de todo lo que dice y lo ponen en valor:

- Hay que recuperar el frescor del 15M
- No podemos acabar pareciéndonos a quienes combatimos
- Nunca, como en política, conocí tanta gente tóxica por metro cuadrado
- No puede ser que el Ibex 35 mande más que 10 millones de trabajadores.

La gente de a pie sabe que buena parte del proyecto de Podemos está basado en el peso intelectual de Juan Carlos Monedero. Pero había un conflicto interno. Un conflicto que comenzó cuando, tras los furibundos ataques de febrero, ganó peso la tesis de que Monedero tenía que dar un paso atrás "por el bien del proyecto".

- Vaya la que se ha montado tras mis declaraciones en Radiocable esta mañana, me comenta cuando Pablo termina su comparecencia. Y pensar que anoche me acosté tarde y he estado a punto de quedarme dormido...

J.T.


miércoles, 29 de abril de 2015

Grecia nos pide ayuda


mitralias
Me escribe mi buen amigo Giorgos Mitralias, uno de los promotores en Grecia del Espacio de Diálogo y de Acción Común que desembocó en la creación de Syriza y fundador en su día del movimiento de las Marchas Europeas y delForo Social.
Mitralias es un comprometido activista que lleva muchos años dedicado a la lucha política en su país y a escribir libros en los que profundiza sobre el problema de la dichosa deuda. Conozco perfectamente esa sensación agridulce en la que vive mi amigo desde que Syriza ganó las elecciones el pasado 25 de enero. Esa alegría tras la victoria que desde entonces se mezcla sin remedio con la pesadez diaria de tener que plantar cara a esos representantes del resto de países europeos que no parecen muy dispuestos a respetar la voluntad mayoritaria de los griegos.
Me remite Giorgos por correo electrónico un manifiesto para el que pide el apoyo del mayor número de personas posible. Es, de hecho, una llamada de socorro, porque no están dispuestos a dar su brazo a torcer por mucho que en Bruselas y Berlín les aprieten las tuercas. Los apoyan ya personalidades como Naomi Klein, Joseph Stiglitz, Thomas Piketty, Noam Chomsky o Ken Loach; así como dirigentes sindicales, activistas de movimientos sociales, responsables políticos e intelectuales y artistas de renombre.
Lo mejor que se me ocurre para apoyarlo es reproducir aquí su manifiesto y su mail giorgos.mitralias@gmail.com  y que quien lo desee pueda también manifestarle su adhesión personal de una manera directa.
Sobre una traducción de Jorge Riechmann, reproduzco a continuación el Manifiesto:
“LLAMAMIENTO EN APOYO DE LA GRECIA QUE RESISTE Y A LA COMISIÓN DE LA VERDAD SOBRE LA DEUDA PÚBLICA
A los pueblos de Europa y del mundo, a todos los que rechazan las políticas de austeridad y no aceptan pagar una deuda pública que nos ahoga, que fue contraída sin nosotros y contra nosotros.
Quienes firmamos este llamamiento nos situamos junto al pueblo griego que, tras su voto en las elecciones generales del 25 de enero de 2015, es el primer pueblo en Europa –y en el hemisferio Norte- que ha rechazado las políticas de austeridad aplicadas en nombre del pago de una deuda pública contraída por los de arriba, sin el pueblo y contra el pueblo. Al mismo tiempo, consideramos que la creación de la Comisión de la Verdad sobre la Deuda Pública, por iniciativa de la Presidenta del Parlamento griego, constituye un acontecimiento histórico de fundamental importancia, no sólo para el pueblo griego sino también para los pueblos de Europa y del mundo entero.
Esta Comisión, compuesta por ciudadanos y ciudadanas voluntarias llegadas de todo el orbe, estimulará sin duda iniciativas semejantes en otros países. Porque el problema de la deuda es una verdadera peste que se abate sobre casi toda Europa,y otros lugares, y también porque son muchos millones de personas las que se plantean muchas preguntas a la vez sobre la deuda:
-¿Qué ha pasado con el dinero de los préstamos, y en qué condiciones se solicitaron estos préstamos? ¿Qué intereses se han pagado ya, bajo qué tipos de interés, qué parte del principal ya se ha devuelto? ¿De qué manera la deuda ha crecido sin que ello beneficie al pueblo? ¿Qué caminos han tomado los capitales?
¿Para qué han servido? ¿Qué parte se ha sustraído, por quién y cómo? Y también:
-¿Quién ha pedido prestado, y en nombre de quién? ¿Quién prestó y cuál fue su papel? ¿De qué manera se ha visto implicado el Estado, quién y cómo tomó las decisiones? ¿Cómo las deudas privadas acabaron convirtiéndose en “públicas”? ¿Quién ha impulsado proyectos inadecuados e inútiles, quién contrató, quién se benefició? ¿Se han cometido delitos –por no decir crímenes- con ese dinero? ¿Por qué no se sustancian responsabilidades civiles, penales y administrativas?
Todas estas preguntas las va a analizar de forma rigurosa la Comisión especial creada por iniciativa de la presidencia del parlamento griego, y cuyo mandato oficial se formula así: “Recopilar todos los datos relacionados con el surgimiento y el aumento desmesurado de la deuda pública y someterlos a minucioso escrutinio científico con el objetivo de definir qué parte que se puede identificar como deuda ilegítima, ilegal, odiosa o no sostenible, y ello tanto durante el período de los Memorandos, entre mayo de 2010 y enero de 2015, como en años anteriores. La Comisión también debe publicar informaciones claras y accesibles para todos los ciudadanos, realizar declaraciones públicas, facilitar la toma de conciencia de la población griega, así como de la comunidad internacional y la opinión pública internacional, y finalmente redactar argumentaciones y demandas relativas la cancelación de la deuda.”
Consideramos que constituye el más elemental de los derechos democráticos plantear estas preguntas y obtener respuestas claras y precisas. Entendemos que rechazar responderlas supone una denegación de democracia y un rechazo de transparencia por parte de los de arriba, que han inventado el “sistema-deuda” y lo utilizan para enriquecer a los ricos y empobrecer a los pobres. Aún más grave: creemos que, al monopolizar el derecho a decidir sobre el curso de la sociedad, los de arriba privan a la inmensa mayoría de los ciudadanos no sólo de este derecho, sino sobre todo del de asumir su propio destino.
Por eso, en esta situación de emergencia, dirigimos este urgente llamamiento  a todos los movimientos sociales, a las redes y movimientos ecologistas y feministas, a los sindicatos de trabajadores y a las formaciones políticas que no se reconocen en esta Europa neoliberal, cada vez menos democrática y humanista:
Manifestad vuestra solidaridad con esta Grecia resistente apoyando ahora, de forma activa, a la Comisión de la Verdad sobre la Deuda Pública griega y su trabajo de identificación de la parte ilegítima, ilegal, odiosa o no sostenible de tal deuda.
Defended a la Comisión de los ataques con que la acosan quienes, en Grecia y en todo el mundo, están interesados en mantener oculta la verdad sobre el “sistema-deuda”.
Participad activamente en los procesos de auditoría ciudadana de la deuda que se están desarrollando en muchos lugares, en Europa y fuera de ella.
Compartid en red vuestro apoyo y solidaridad, pues sólo así conseguiremos frustrar el plan de los poderosos que quieren asfixiar a la Grecia que lucha contra nuestros enemigos comunes: las políticas de austeridad y la deuda que nos ahoga.
Frente a adversarios experimentados, unidos, bien coordinados, armados con poderes exorbitantes y sobre todo decididos a llevar hasta el final su ofensiva contra todos los que constituimos la aplastante mayoría de nuestras sociedades, no podemos permitirnos el lujo de resistir por separado, cada cual aislado en su rincón.
Unamos nuestras fuerzas en un vasto movimiento de solidaridad con la Grecia resistente, apoyemos a la Comisión de la Verdad sobre la Deuda Pública griega, y multipliquemos comisiones semejantes allí donde sea posible”.

Por la transcripción
J.T.

viernes, 24 de abril de 2015

Ese "desconocido" llamado José Manuel López

Torear en Madrid no es ninguna broma. En las Ventas, mientras haya toros, es donde se doctora uno. Y en política, en nuestro país... el máster se obtiene en Madrid. El centro de todas las conspiraciones, de todas las especulaciones, de todas las traiciones, el kilómetro cero de los navajazos y los duelos a primera sangre, una auténtica balsa de pirañas dispuestas a dejarte hecho un guiñapo apenas te despistes un segundo. Así es Madrid y en ese Madrid es donde se ha metido "a torear", como candidato a la Comunidad por Podemos José Manuel López, con su traje de ciudadano de a pie, sus templadas maneras y una cosa clara por encima de cualquier otra: esto tiene que dejar de ser así.

Madrid fue durante muchos años el campo de pruebas donde se llevaron a cabo las experiencias piloto neoliberales más descaradas, que luego aplicaría el pp en muchas autonomías más y Rajoy en el gobierno de la nación. Lo han dejado todo hecho unos zorros en la Comunidad. El uno (Gallardón) por faraón, la otra (Aguirre) por soberbia, descarada y depredadora... y los dos, como mínimo, por incompetentes, al haber estado rodeados de delincuentes, algunos en la cárcel y otros muchos empurados por (presuntos) chorizos, y no haberse dado cuenta nunca de nada, según dicen: Gürtel, Bankia, Púnica, escándalos a cual más gordo, como si sus protagonistas hubieran estado compitiendo entre ellos a ver quién se lo llevaba más calentito y conseguía además, de paso, la medalla de oro a la desfachatez y la sinvergonzonería.

Y en medio de todo esto va y se mete, con un par, ese "incauto" y hasta hace poco desconocido ciudadano de Manoteras de 49 años llamado José Manuel López Rodrigo. Y se pone a denunciar, sin levantar la voz, la injusticia, la desigualdad, la intolerancia... A promover una lucha a la que ya, en realidad, venía dedicando su vida desde mucho tiempo antes.

Dos de las cosas que más complican la convivencia entre los seres humanos son la desigualdad y la intolerancia. Parece obvio que no es de recibo que unos cuantos desaprensivos amasen millones en Suiza mientras miles de ciudadanos están perdiendo su vivienda, no pueden pagar su luz, o ni siquiera pueden comer. Esa desigualdad es directamente delictiva, y admite poco debate. La otra pared contra la que nos estrellamos sin remisión en este país, a la hora de relacionarnos los unos con los otros es la intolerancia, sobre todo la religiosa. En la práctica, no funciona el pluralismo a pesar del artículo 16 de la Constitución, lo que se traduce en abuso de poder de la religión hegemónica y desprecio fáctico por las demás confesiones, tan intolerantes las unas como las otras, dicho sea de paso.

Pues bien, a luchar tanto contra la desigualdad como contra la intolerancia ha dedicado José Manuel López la mayor parte de su vida. Ocho años al frente de la dirección de Análisis y Proyectos en Cáritas y otros tantos al frente de la Fundación Pluralismo y Convivencia, dependiente del ministerio de Justicia, lo dotan de autoridad moral más que sobrada para que nos tomemos en serio las cosas que dice.

Y José Manuel dice que hay que poner en marcha ya un plan de rescate ciudadano que siente las bases de una salida urgente de la crisis, que hay que cambiar el modelo productivo, que hay que levantar las alfombras porque Madrid ha invertido miles de millones en actuaciones que no eran necesarias y quiere saber qué ha pasado con ese dinero; que hay que tener un funcionamiento mucho más transparente del que existe en estos momentos; que hay que asegurar los bienes comunes y el bienestar, algo que no se ha producido; que no puede ser que Madrid sea un paraíso fiscal dentro del Estado español, que hay que conocer los nombres y apellidos de todos los amnistiados fiscales...

Dice José Manuel López todas estas cosas, y muchas más, y ofrece las soluciones que entiende son posibles llevar a cabo basándose en sus anteriores experiencias como gestor. Ha dedicado su vida a luchar contra la injusticia y eso es lo que le ha llevado ahora a aceptar la propuesta de Podemos para encabezar la candidatura a presidir la Comunidad de Madrid. Nada menos que Madrid.

Haber sido un desconocido hasta ahora le exige un esfuerzo añadido y lo sabe. Pero si en algún momento era la hora de los ciudadanos normales, ese momento es ahora. Y José Manuel es un ciudadano normal. A día de hoy, asegura que volverá a su casa y a sus ocupaciones de siempre apenas deje hecho en política lo que se propone hacer y cuyo resumen sería plantar batalla sin cuartel a la desigualdad y la intolerancia. Apenas te sientes en el sillón, querido José Manuel, aplicaremos la lupa sobre ti y te someteremos al tercer grado. Es lo que tienen las balsas de pirañas. No te dejaremos pasar ni una, pero lo primero es lo primero, y lo primero es echar a éstos. Vamos a ello. A torear.

J.T.