jueves, 7 de agosto de 2014

Podemos y el pinchazo de la burbuja política

El estallido de la "burbuja" política, certificada estos días por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), ha dejado al aire las vergüenzas de los partidos tradicionales. Demasiado tiempo ya oliendo todo a podrido. Hasta que ha reventado con la estruendosa aparición en el escenario de una fuerza política que, con solo siete meses de vida, es ahora la principal causa de insomnio en tantos hogares bipartidistas y/o pactistas de toda la vida. 

Que Podemos sea un partido, una formación, una plataforma, una iniciativa... de momento parece que a la gente eso le da igual... siempre que se le pueda votar. Funciona como un símbolo, como la marca blanca de todos los cabreos, de todas las indignaciones. Había mercado para algo así y daba igual quiénes fueran y cómo se llamaran. Hacía falta algo, alguien, álguienes, que se batieran el cobre haciéndose eco de lo que tanta gente siente, piensa y sufre. Y han aparecido. Lo que las encuestas reflejan es esa alegría, ese júbilo, esa necesidad de que lo que cuentan estos chicos -que otra forma de hacer política es posible- sea verdad.Mucha gente que buscaba una manera práctica y útil de manifestar su descontento ha creído encontrar con ellos algo parecido a su bandera. 

En ocasiones he podido comprobar -viendo la tele con amigos o con familiares, por ejemplo- cómo cuando atacan a Podemos hay quien se siente atacado como si se estuvieran metiendo personalmente con él. Lo interpretan como un ataque a ellos, no a la formación política recién nacida. Algo parecido a cuando en el recreo de nuestros colegios de infancia, el niño malo te quería quitar y destrozar el juguete que con tanta ilusión le habías pedido a los reyes magos. 

Que no se rompa el juguete, parecen pensar, que no me lo destrocen, que esto no sea solo un sueño, que no se desanimen, que no los aburran ni los asusten, que no se vuelvan como los demás, que no se peleen entre ellos, que no nos defrauden...

¿Gobernarán algún día? Siendo lo más importante, parece como si eso ahora diera igual, como si bastara con su existencia, con que el fenómeno haya cristalizado y sea palpable. Esa imagen del primer día en que los cinco diputados electos de Podemos entraron juntos al parlamento europeo tiene una fuerza extraordinaria. Es muy potente. Demasiado potente como para que los partidos de toda la vida se quedaran a verlas venir sin reaccionar. Y reaccionaron 

- Bolivarianos, proetarras, estalinistas, goebellianos, populistas,comunistas,les gritaron y les gritan por activa, pasiva y reflexiva. 

No se han quedado sin adjudicarles ni una sola de las etiquetas de manual.Y la consecuencia, como certifica el CIS, es que la ciudadanía parece que no quiere que insulten a quienes representan sus esperanzas y manifiesta a quien le sondea que sí, que piensa votarlos por muy verdes y poco organizados que todavía estén. Como quien se hace hincha de un equipo de fútbol, mucha gente ha decidido que este es su equipo y quiere que gane. Les da igual si lo consigue de penalty injusto y en el último minuto. Lo que no quieren es que vuelvan a ganar, una vez más, los mismos de siempre. 

La burbuja no ha explotado solo por los resultados electorales del 25-M, sino por el pánico que esa misma noche asaltó a los que no habían visto nunca en peligro sus poltronas, lo que les llevó desde entonces a cometer esos continuados y pertinaces errores que han acabado colocando a Podemos en todos los mapas. 

-¿Pactarían ustedes con el PSOE, les preguntan una y otra vez?

Los periodistas de carril, de ese carril que dura ya casi cuarenta años, tampoco parecen acabar de captar el mensaje: que lo importante es lo que está pasando ya, y no solo lo que puede llegar a pasar; que lo importante es esa secreta alegría de tanto puteado que ha recuperado la sonrisa y que lleva semanas yéndose a la cama soñando con el día que se tomará la revancha en las urnas. Y que en política, dos y dos no siempre suman cuatro. 

Tienen muy poco que perder y todo por ganar. Por muy en mantillas que todavía estén, y lo están, esa es la gran fuerza de Podemos y de movimientos como Guanyem o Municipalia, dispuestos a cambiar las reglas del juego y a modificar tanto los sistemas de funcionamiento como la manera de elegir a sus representantes... y de echarlos. 

En el PP quieren parar esta especie de huracán cambiando la ley electoral para que gobierne la lista más votada. Y no se dan cuenta que hacerlo podría volverse contra sus intereses como un boomerang. Primero porque la lista más votada puede acabar siendo justo la que no desean, en cuyo caso se quedarían colgados de la brocha y sin escalera. Y en segundo lugar, porque si el PP es la lista más votada pero no tiene mayoría absoluta, habrá de vérselas en los plenos con una serie de concejales o diputados cuyo idioma será muy distinto al que hasta ahora están acostumbrados a escuchar. Incluso con mayoría absoluta del PP, la geografía de los plenos será muy distinta una vez que tomen posesión de los escaños los representantes de estas fuerzas emergentes. Como ha ocurrido en Estrasburgo. 

Por muchas trampas, presiones y amenazas de las que echen mano, el PP puede perder en bastantes plazas estas próximas municipales y autonómicas... y lo saben. Es perfectamente factible que muchas mayorías de gobierno sean para Podemos, Guanyem, Ganemos... 

Aunque cambien la ley electoral, puede que el PP pierda más municipios y autonomías de los que ellos mismos se piensan.Que le pregunten si no al PP madrileño, por ejemplo. Que le pregunten a Cristina Cifuentes, quien tras analizar todo tipo de sondeos estos días, anda llorando por las esquinas mientras repite una y otra vez a todo el que quiera escucharla: "Perdemos Madrid, que te lo digo yo. Perdemos Madrid". 

La burbuja se ha pinchado, el tinglado ha explotado y, como decíamos ayer, el CIS lo ha certificado.

J.T.

miércoles, 6 de agosto de 2014

El CIS certifica el estallido de la "burbuja" política

Los datos les explotan en la cara pero ellos siguen a lo suyo. Como si oyeran llover. Se entienden muy poco, más bien nada, pero se parecen mucho.Ya sea en catalán, ya en castellano, el idioma de Mariano Rajoy y Artur Mas en cuanto a su relación con los ciudadanos es el mismo: comparecen en público y lo único que les preocupa es hablar de su libro. A piñón. Como si no pasara nada y todo eso de la corrupción no fuera más que una mosca molesta a la que uno aparta de un manotazo cuando se pone demasiado pesada. Son los máximos responsables de dos formaciones políticas que han partido mucho bacalao en la España de los últimos treinta y bastantes años y que ahora están enfangadas en una ciénaga corrupta tan escandalosa y estridente como difícil de digerir... Pero ellos, a lo suyo.

Las comparecencias de "fin de curso político" de Mas y Rajoy, tras su diálogo de sordos del día 30, han sido tan engoladas y distantes en sus contenidos como patéticas en la búsqueda de una añeja solemnidad que ya nadie valora ni respeta. El día 1 de Agosto Rajoy, y el día 5 Mas, el tono, la puesta en escena y los tics de ambos fueron parecidos: entre nosotros no nos entendemos pero somos los mejores, lo hacemos de puta madre, nos esperan tiempos mejores todavía y hemos llegado hasta donde hemos podido, así que... nos vamos de vacaciones a la playa para celebrarlo. En septiembre, más. ¡Ea! El mundo derrumbándose y ellos vestidos de azul.

Nada les perturba, nada les inquieta, nada les amilana: ¿Consulta el 9-N? El uno que sí, el otro que no pero... ya llegará septiembre para seguir peleándonos ¿Corrupción? ¿qué coño es eso? Nosotros comparecemos para hablar de nuestro libro. Para contar lo bien que les va a ir a los ciudadanos apenas pasen unos meses...Y claro, mientras constatas la enorme dimensión de la cara dura que gastan, al final acabas pensando que tal dislate solo se puede entender si admites que tanto pp como CiU viven en otro mundo, que de tanto andar subidos al carro han acabado perdiendo la perspectiva y no tienen ni puñetera idea de lo que realmente pasa en la calle.

¿Solo pp y CiU? No sé porque Sánchez, el flamante líder del psoe, se ha lucido dibujando líneas rojas en sus primeras entrevistas a los periódicos: que si la soberanía nacional reside en el pueblo español, que si hay que garantizar el principio de igualdad de los españoles vivan donde vivan, reconocer la rica diversidad del país... Se ha herniado anunciando novedades el muchacho. Si es eso lo que vende el partido recién regenerado, menuda ruina tenemos encima.

Parece inútil esperar que cambien. Continúan enrocados en sus viejos planteamientos y en sus lujosas sedes,en sus complicados aparatos burocráticos y sus costosos mecanismos de funcionamiento... Durante lustros, el andamiaje de los partidos creció sin parar. El de todos, sin excepción. Ampliaron gastos, puestos, cometidos, liturgias y parafernalias varias. Una insostenible burbuja, otra más, que al final acabó estallando. Eso es lo que les ha pasado, que les ha estallado la burbuja política entre las manos, que ha saltado por los aires una manera caduca e ineficaz de entender y gestionar la cosa pública.

Durante casi cuarenta años han gobernado, o han ejercido la oposición, por encima de sus posibilidades. Así ha sido en el gobierno del Estado, en las autonomías, las diputaciones, los ayuntamientos... Y para equilibrar cuentas trincaban a mansalva, fueran del color o del partido que fueran. A ver, ¿quién se libra? Alguien tiene que haber, digo yo. Venga, que quien esté libre de culpa levante la mano o tire la primera piedra, lo que prefiera...

Me pregunto qué fueron antes, si incompetentes o ladrones. El caso es que ahora, con el panorama hecho unos auténticos zorros, nos toca a la ciudadanía, como sucede siempre, acudir al rescate. Con nuestra decepción, nuestro hastío, nuestra indignación... y nuestras esperanzas. La más reciente encuesta del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) creo que es eso lo que refleja: El 86 por ciento de los ciudadanos españoles no confía en Rajoy; el 82 por ciento cree que la situación económica es mala y el 83 por ciento no cree en los políticos. Los de Podemos, sencillamente, pasaban con el cesto por ahí. Por el sitio justo en el momento exacto. A quienes promueven esta emergente formación tan mimada en las encuestas, ahora solo les falta definir qué quieren ser de mayores.

J.T.

domingo, 3 de agosto de 2014

Yolanda Álvarez no volverá a Gaza


A las muchas funciones de las redes sociales, entre las que se encuentran ser el origen de antológicos pollos entre parejas, provocar sonadas rupturas matrimoniales o propiciar que el personal esté al tanto de tu vida diaria aunque no seas tú quien la cuentes, este fin de semana facebook y twitter han sumado una más a su extensa lista de utilidades: servir para que la portavoz de una embajada, por ejemplo la de Israel en España, presione a aquellos medios de comunicación cuyos reporteros no le parecen suficientemente afectos a su causa.

Ya no hace falta que el embajador se moleste en llamar al ministro de Exteriores para comunicarle el cabreo de su país porque hay una reportera de la televisión pública española que no cuenta las cosas que ocurren en Gaza como a Israel le gusta. Ahora ya es suficiente con recurrir a la portavoz, en este caso llamada Hamutal Rogel, para que haga crítica televisiva en su cuenta de facebook, luego lo vincule a twitter y globalice lo mucho que les molesta que la reportera Yolanda Álvarez haga su trabajo decentemente, la muy osada.

Titulaba Rogel su escrito 'TVE en Gaza: activismo vs. periodismo", lo que permite ya extraer todas las conclusiones sin necesidad de leer el texto completo. Pero veamos: acusa Rogel a Álvarez de ser desde el primer momento, con sus crónicas en los telediarios, "correa de transmisión de los mensajes, cifras, imágenes y datos de Hamás". Se permite valorar de excesivamente "dramatizadas" las crónicas in situ de la reportera de tve y entra incluso a opinar sobre el trabajo de redacción criticando lo que su juicio es un "abuso" de los adjetivos.

Pero hay más: las puestas en escena de las informaciones le parecen "muy cuidadas", lo que le lleva a deducir que son producto de un "casting y selección de escenarios al dictado de los intereses de Hamás". Conclusión pues de la portavoz de la embajada de Israel metida a experta crítica televisiva: el trabajo de Yolanda Álvarez es, "sin más, el producto de una activista".

Yo no entiendo a los que se escandalizan porque Israel actúe así. Hace lo que siempre ha hecho. Presionar, cohibir e intentar sentar mando en plaza, que para eso son más chulos que un ocho y no hay quien tenga huevos de toserles... A esta representante diplomática creo que hay que agradecerle su ausencia de subterfugios: Caballeros, hasta aquí hemos llegado. Tienen ustedes informando del conflicto de mi país con los terroristas de Hamás a una roja peligrosa que parece su portavoz. Sepan ustedes que estamos profundamente cabreados con el asunto y entenderemos como un gesto de buena voluntad que actúen en consecuencia.

Y a la dirección de informativos de tve le falta tiempo para sacar a su corresponsal de Gaza cagando leches.

Lo de la contundencia a cara descubierta se agradece porque así nos ahorramos tener que descifrar insinuaciones. Pero sinceramente, señora Hamutal Rogel, portavoz de la embajada israelí en España, ¿no le parece a usted, y a quienes le encargaron tan amenazante escrito, que igual están intentando matar moscas a cañonazos?

Para su alivio, señora Rogel, ¿por qué no le explica a sus cabreados superiores que tve cuenta con unos gestores tan torpes que en dos años han conseguido que no la vea casi nadie, que en julio ha obtenido un miserable 8,9 por ciento de share y que se trata de una empresa a la que, por el camino que va, la amenaza de liquidación por derribo sobrevuela inclemente sobre ella; que ya no la ven  ni los rojos, ni los azules ni los amarillos y que lo que ha hecho usted con su soflama es descubrir a quienes ya habían perdido toda esperanza en la solvencia de sus contenidos que, a pesar de la presión y la vocación censora de sus mandos, aún existen trabajadores en tve que intentan -y consiguen- cumplir con las reglas de su oficio de una manera decente?

Buena la han hecho ustedes, señores de la embajada israelí en España: han vuelto a poner a tve en valor permitiendo así a los comisarios políticos que mandan en ella en nombre del pp, que saquen pecho y lo usen como coartada para presumir de pluralidad. Eso sí, de volver a meter a Yolanda en Gaza, ni hablamos.

La presión israelí esta vez no ha necesitado echar mano de sus prestigiosos y eficaces servicios secretos, ni tampoco de conspiraciones bajo cuerda: Rogel lo ha hecho a cara descubierta y a través de facebook y twitter, la manera menos discreta del mundo de comunicar y comunicarse, pero que parece estar revelándose como la más contundente. Permitidme que apueste doble contra sencillo: Yolanda Álvarez no volverá a Gaza.

J.T.

viernes, 1 de agosto de 2014

Entre esos tipos y yo hay algo personal

El informativo de la tele ha abierto con los escándalos de Pujol y sus hijos por séptimo día consecutivo, han seguido con un empresario zamorano que denuncia haber entregado mordidas a Bárcenas para conseguir en su día contratos de publicidad del pp, después con Fabra a punto de entrar en la cárcel pocos días después de haber ingresado Matas, con el gallego Baltar inhabilitado por haber colocado a dedo a decenas de conocidos y familiares... Cuentan también cómo acaban de procesar a 45 personas en el caso Gürtel, una especie de primera entrega en la que 21 de ellas están relacionadas con el pp, cómo en Andalucía apremian a la jueza para que trocee el infame caso de los Eres, y cómo en la Casa Real se tientan la ropa mientras en los juzgados avanza el caso Urdangarín...

- Papá, ¿y tú por qué te has empeñado siempre en repetirme tanto que en la vida hay que ser honrados?

Mi hija menor y yo acabamos de empezar a pasar las vacaciones juntos y, mientras comemos, ya me ha soltado la primera en la frente. Pero lo entiendo: el bombardeo de corrupción con el que nos machacan en los informativos es directamente pornográfico, Demasiao p'al cuerpo. Buena parte de los respetables, honorables y distinguidos dignatarios que ha tenido este país durante las últimas décadas van cayendo como moscas. Uno tras otro. Ante la justicia y ante nuestros ojos. Por dios, ¿parará esto alguna vez?

- Entre esos tipos y yo hay algo personal, le contesto

Alguna vez les he puesto, a ella y a su hermana, una canción titulada así que Serrat escribió e interpretó... ¡hace ya más de treinta años! Estos ladrones impresentables, que "no tienen otro dios que la codicia ni más rey que el mercado", están tumbando, desacreditando, echando por tierra toda mi paciente e insistente labor de educación en la que me fajé durante los años en que mis hijas fueron creciendo. Toda esta gente, cuyas duras caras, a pesar de lo que está ocurriendo en Gaza, son la noticia de apertura de todos los telediarios, dejan a los pies de los caballos mis argumentos de tantos años para intentar convencer a mis hijas de la importancia de ser buena gente. ¡Y un mojón!, sé que les apetece decirme.

- Dime una cosa, papá, si tú no te le la hubieras cogido tanto con papel de fumar, ¿nosotras hubiéramos podido vivir mejor?

- La respuesta es, lisa y llanamente sí, cariño. Un SÍ como una casa.

He de admitirle, pues, que tiene un padre tonto del culo que debía haber aprendido a llevárselo crudo, porque oportunidades ha tenido, como las tuvo tanta gente que un buen día decidió mandar los escrúpulos al baúl de los recuerdos, uhúu. Una facturita falsa por aquí, una comisiocinta por allá -gastos comerciales se les ha llamado toda la vida- y ¡alé, hop!, a vivir como dios gracias a haber pagado impuesto revolucionario a alcaldes y directores generales dispuestos a adjudicarte prósperos y lucrativos contratos, concursos, adjudicaciones o prebendas varias con el único y sencillo requisito de que les soltaras la correspondiente "mordida".

- Cuando le pedí explicaciones a mi socio, contaba ayer el empresario zamorano que ha denunciado al pp, de por qué le teníamos que pagar a Bárcenas una comisión, su respuesta fue: "gracias al trabajo que nos encargan ellos, conseguimos cerrar el ejercicio en positivo y pagar a nuestros empleados".

¿Me queréis decir, corruptos impresentables de las narices, qué puñetas les digo yo a mis hijas ahora? ¿Me queréis contar cómo me la envaino y les confirmo que, no sólo hay corruptos entre los concejales de pueblo o los diputados provinciales, sino que una buena parte de los principales protagonistas de la "admirada" Transición española, cabezas visibles de instituciones que en tantos libros de historia se estudian ya como modélicas, son en realidad unos auténticos delincuentes?

Me pregunto cómo nos verán quienes nos visitan estas vacaciones, vienen de otro país, llegan al hotel, enchufan la tele y tropiezan con esos telediarios convertidos en didácticos vademécums de la delincuencia, el latrocinio y la desfachatez.

No quedan ánimos ni para rasgarse las vestiduras. Es demasiada la mierda, excesivo el fango, insoportable el hedor... Todo huele, los años pasan, los niños crecen y los abueletes otrora honorables deciden confesar sus fechorías en el otoño de sus vidas, sabedores de que el blindaje que les supone su avanzada edad impedirá que puedan acabar entre rejas como se merecen.

Así las cosas, entiendo perfectamente que mi hija, en un arranque de sinceridad, se vuelva hacia mi, me mire con cierta condescendencia y hasta con ternura, y sin cortarse un pelo me suelte

- Papá, no te enfades si te digo que me parece que has sido un poco gilipollas

Y yo entonces, en lugar de contestarle apago la tele, le doy un beso, pongo cara de circunstancias y la invito a escuchar conmigo la canción de Serrat mientras terminamos de comer:

"Tienen más de un problema para cada solución,
sin que te enteres te roban los calzones
y luego te dicen que toca apretarse el cinturón
cuando en la bolsa caen sus acciones.
Hijos del demonio..

Entre esos tipos y yo hay algo personal"

...cómo y de qué manera 

llegaron esos individuos a ser lo que son 
ni a quién sirven cuando alzan las banderas. 
Hombres de paja que usan la colonia y el honor 
para ocultar oscuras intenciones: 
tienen doble vida, son sicarios del mal

Entre esos tipos y yo hay algo personal



J.T.

jueves, 31 de julio de 2014

Artur Mas en su laberinto


Este miércoles en Madrid ya le había desaparecido del semblante esa expresión de pasmo y desconcierto que no supo esconder el día anterior cuando compareció para contarnos el cuento de que Pujol había decidido arrancarse él mismo todas la medallas que tantos años llevó colgadas en la pechera.

Si la comparecencia de Artur Mas el martes se pareció a una epístola de Pablo de Tarso -con tanta pena, compasión y dolor como desplegó-, en la de este miércoles evidenció, como muy bien tituló "Público" la noticia, que su reunión con Rajoy en Moncloa había sido un "diálogo de besugos", como una de esas piezas de humor con que nos deleitara en tiempos el bueno de Armando Matías Guiu:

- Buenos días
- Buenas tardes
-¿Cómo están ustedes?
- ¿Ustedes... refiriéndose a mí?
- A usted
- Pues somos unos ustedes muy solitarios
- ¿Están ustedes solos?
- Ustedes no sé cómo estarán, yo, que soy usted, estoy más solo...

Y así, durante dos horas y media, ¡qué pereza!

- ¡Sois unos aprendices al lado de Suárez y Tarradellas!, les podía haber espetado, como poco y a la cara, María Antonia Iglesias, a quien todos hemos recordado muy especialmente este miércoles, cuando nos enteramos que la querida compañera se nos había marchado definitivamente.

En la rueda de prensa que ofreció en la sede de la Generalitat en Madrid, el "honorable" Mas ya no tenía la cara de alelao del martes, pero continuaba sin poder disimular una cierta sensación de desamparo. Tutelado hasta ayer por el tito Jordi, su padre político como él mismo admite y proclama, eso le ayudaba a pisar terreno firme, o al menos debía creerlo.

Huérfano por sorpresa del manto protector al que lo tenía acostumbrado el Gran Defraudador Confeso, a Mas le quedan ahora las muletas de Esquerra Republicana, formación que le aupó al poder en 2012, y el calor cómplice o el aliento en la nuca, según cómo se mire, de los partidos que pactaron con él la fecha y el contenido de la pregunta para la consulta del 9 de noviembre.

Tanto la rueda de prensa del martes en Barcelona como la del miércoles en Madrid han sido dos verdaderos marrones, dos compromisos que Mas ha resuelto haciéndonos tener la sensación de que ni él mismo se creía las cosas que nos estaba contando.

La manera en que Rajoy vino a dar cuenta de la reunión rozó el ninguneo, y puede que incluso el desprecio. Esta vez ni siquiera se molestó en comparecer por plasma: despachó el asunto recurriendo a twitter, para que luego digamos que no está moderno este Mariano.

Estos son los tres tuits con los que el presidente del gobierno español resumió, ya por la tarde, sus dos horas y media de conversación con el presidente catalán:

1. "Mi posición como presidente del Gobierno es clara: la consulta es ilegal y, por lo tanto, ni se puede ni se va a celebrar"

2. "Apuesto por una mayor colaboración para acelerar la recuperación económica y la creación de empleo. Es la prioridad de los ciudadanos"

3. "Mantengo mi disposición al diálogo convencido de que juntos sumamos. Debemos seguir colaborando en todo lo que beneficie a los españoles"

Antes, Rajoy había hecho comparecer en Barcelona -en rueda de prensa convocada de urgencia- a Alicia Sánchez Camacho. Quien, al parecer, ha sido investida desde este miércoles como "para-delegada" del gobierno del pp en Catalunya, se adelantó a la comparecencia de Mas e hizo público que el encuentro en Moncloa había tenido lugar dentro de la "normalidad democrática y el respeto institucional", ratificó que de la consulta, dado que es algo que está  "fuera de la ley, no hay nada que hablar porque afecta al Estado democrático y de derecho", y precisó que la postura de Rajoy es "trabajar desde el Gobierno por la convivencia y el interés general de los catalanes y españoles".


En su laberinto, Mas contó que había entregado a Rajoy un documento con 23 puntos que iban desde el ámbito social al económico y competencial, y aseguró que "hay un clima de diálogo abierto". Pero de la consulta... nada de nada.

- Ahora sólo nos falta llegar a un acuerdo con el Estado, dijo, y si no hay acuerdo con el Estado, lo haremos igualmente de manera legal.

¿Cómo lo hará? Eso, de momento, se lo reserva. Queda inaugurada, pues, la temporada de suspense hasta el 9 de noviembre. Con un mes de agosto que ya está aquí, y que no parece vaya a ser muy inhábil precisamente, y con los escándalos en torno a Pujol y su familia ocupando las primeras páginas, un asunto que ni estaba invitado a la fiesta ni se le esperaba pero que amenaza con modificar de cuajo muchas agendas en las próximas semanas.

J.T.

miércoles, 30 de julio de 2014

La "Epístola" de Artur Mas a sus atónitos conciudadanos


Lectura, desde la Galería Gótica del Palacio de la Generalitat, de la Primera Carta del apóstol Artur Mas a los tarraconenenses, barceloneses, leridanos y gerundenses tras los terribles acontecimientos acaecidos en Catalunya el pasado día de Santiago, patrón de España, manda narices qué casualidad:


Hermanos,

Si hoy compareciera ante vosotros y no manifestara pena por lo que está sufriendo mi admirado Jordi Pujol desde el día 25, cuando asombró al mundo entero tras admitir haber defraudado al fisco durante más de 30 años seguidos, si esto no me entristeciera, ya podría yo hablar todas las lenguas de los hombres y de los ángeles que no sería más que un metal que resuena o un platillo que retiñe.

Ya podría tener yo el don de la profecía y conocer todos los misterios y toda la ciencia, ya podría tener toda la fe en mi padre político, que la tengo, una fe capaz de trasladar montañas... que si no tuviera compasión, no sería nada.

Aunque repartiera todos mis bienes para alimentar a los pobres y entregara mi cuerpo a las llamas, si no rindo reconocimiento hacia aquel que hizo posible que yo esté donde estoy, no serviría de nada.

Alejo la rabia de mí. La rabia perturba, la rabia es mala, la rabia nubla el conocimiento e impide la mesura y el sosiego, tan imprescindibles en momentos como éste.

Os exhorto a la pena y la compasión, porque ambas son cualidades del alma emparentadas con el afecto, con el reconocimiento, con el amor. Ese amor que todo lo disculpa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. Os aseguro que mi querido mentor mantiene una actitud de colaboración absoluta para que el daño, por lo que ha confesado haber hecho, sea el menor posible.

El daño no se puede obviar, el daño existe. Por eso, para disminuir ese daño todo lo que él podría tener como atributos (de ex presidente de la Generalitat, miembro fundador de Convergència, de CiU...), a todo renuncia, de todo se desprende, todo queda a partir de ahora sin efecto. Se convierte en un ciudadano más que nada quiere, nada pide, nada reclama.

El dolor es inmenso. No conozco detalles ni me interesan. Son momentos muy duros, no solamente para él, que lo son mucho, sino que lo son también anímica y personalmente para muchos de nosotros. El dolor no pasará jamás. Las profecías acabarán, el don de lenguas terminará, la ciencia desaparecerá, pero el dolor permanecerá.

Al retomar la "feina", es muy doloroso pasar por encima de cualquier persona, por relevante que sea, y esto también incluye a Jordi Pujol, cuando la prioridad es defender un país que somos todos, en nuestro caso siete millones y medio de catalanas y catalanes.

En momentos como éste es cuando hay que ser más compasivos, hermanos tarraconenses, barceloneses, leridanos y gerundenses. Porque la compasión, como el amor, es paciente, es servicial; no es envidiosa, no hace alarde, no se envanece, no procede con bajeza, no busca su propio interés, no se irrita, no tiene en cuenta el mal recibido, no se alegra de la injusticia sino que se regocija con la verdad.

Y nuestra verdad ahora es continuar con nuestras tareas, buscar un camino de entendimiento para poder llevar a cabo la consulta el próximo 9 de noviembre, por mucho que Rajoy se empeñe en hacer oídos sordos a este asunto en mi visita de este miércoles a la Moncloa.

Las contrariedades fortalecen. Esta es una piedra más en el camino. Una piedra enorme, pero solo una piedra. Un escollo más que pondrá a prueba y reforzará nuestra convicción y nuestro coraje. Hoy más que nunca, y en honor a mi padre político a quien, a pesar de sus flaquezas, tanto le debe la ciudadanía catalana, seguiré luchando para que nada nos turbe ni nos perturbe, para que nada nos distraiga de nuestro objetivo.

Nos enfrentaremos tanto al contratiempo en que nos sume la confesión de Jordi Pujol, como al sinfín de adversidades que habremos de superar en los próximos meses para continuar con nuestra hoja de ruta. Y lo haremos con una fe sin límites, una espera sin límites, un aguante sin límites. La tenacidad, como el amor, no pasa nunca.

Palabra de Artur


P.D. Aclaración no sé si necesaria pero, por si acaso, suficiente: He metido en la coctelera, por un lado, las palabras pronunciadas este martes por Artur Mas durante su comparecencia para comunicar el fin de las prebendas de las que disfrutaba Jordi Pujol, y por otro un fragmento de la primera carta de Pablo a los Corintios (13, 1-13), que a muchos os sonará de alguna boda, porque es la epístola que se suele leer en las iglesias católicas cuando la gente se casa. Luego las he agitado a conciencia, con el preceptivo celo y el imaginable cariño, y esto es lo que ha salido. Voilà.
J.T.

lunes, 28 de julio de 2014

Paráfrasis bufa de la carta de Jordi Pujol


Mis queridos pardillos,

Os pido perdón por haber estado vacilándoos durante los veintitrés años que goberné Catalunya mas los once que han pasado desde entonces.

Sí, no pude evitarlo, lo siento. Metí la mano. La condición humana es débil, una cosa lleva a la otra y cuando te das cuenta, te ves dentro de tal follón que decides huir hacia adelante confiando en poder borrar los rastros, que el tiempo lo tape todo y en ese chollo estupendo que es que los delitos tengan fecha de caducidad y acaben prescribiendo.

¿Que cómo tengo tanta cara? De eso nada. Mirad el lío que tienen montado en la Casa Real: el yerno pringao hasta las cejas y sus antiguos socios sin cesar de lanzar insinuaciones disparando hacia arriba, a toda la familia, que ya veremos cómo queda eso. Además mi familia y yo, como Messi, hemos realizado las correspondientes declaraciones complementarias y le hemos soltado últimamente a Hacienda un pastón de escándalo. Hablando de deportistas, ¿qué me decís de engañar siete años seguidos, como hizo el estadounidense Lance Amstrong, a toda la afición del ciclismo mundial, ganar siete Tours de Francia y luego confesar en una entrevista televisiva que todos sus triunfos se los debía al dopaje? 

Lo mío tiene su explicación, os lo prometo. Yo soy de natural inseguro y, con siete hijos nada menos, siempre le tuve mucho miedo al futuro. Mi padre, que me había enseñado a ganar dinero -me compró la banca Dorca de Olot, génesis de Banca Catalana- ya me avisó: Jordi, no te metas en política, que eso es pan para hoy y hambre para mañana, y lo principal es sacar a tus hijos adelante...

Entre los argumentos de mi padre y lo a huevo que me lo ponían cuando llegué al poder, pues... ya sabéis, la carne es débil y uno no es de piedra. Pero yo no lo busqué, os lo prometo. Las cosas me iban viniendo. Desde el 93 y durante siete años me tocó protagonizar un papel importante en la política española ayudando al partido más votado a contar con mayoría suficiente para gobernar. Primero fue con Felipe González, con quien unos años antes estuve mosqueado porque quiso buscarme las cosquillas por mi gestión en Banca Catalana; y luego con el bueno de José María Aznar, que hasta hacía el hombre sus esfuerzos para hablar catalán, aunque fuera en la intimidad. 

Total, que con tanto lío iba pasando el tiempo y nunca encontraba el momento para poner las cosas en orden. Que yo era un chorizo era algo que sin duda sabían tanto en el psoe como en el pp, pero como les convenía llevarse bien conmigo y con mi partido, decidieron aplicar mentalidad práctica y hacer la vista gorda. Miquel Roca, ese desagradecido, lo sabe bien, porque cuando partimos peras fue a chivarse a Carlos Solchaga de mis andanzas, pero menos mal que el entonces ministro de Economía y Hacienda no le hizo ni puto caso.

Hasta que el menor de mis hijos cumplió la mayoría de edad, mis cuentas en el extranjero -esas que siempre negué tener-  las llevó una persona de la absoluta confianza de mi padre y mía. El nombre de esa persona me vais a permitir que no os lo diga. Me entendéis, ¿verdad? Y en cuanto a la pasta "distraída", de la cantidad exacta tampoco voy a hablar, pero lo que sí os aseguro es que estoy muy arrepentido. Me da tanta pena que hasta Vázquez Montalbán confiara en mí en su día y que, allá donde esté, descubra ahora que lo engañé. ¡Ay!, aquel emotivo artículo en que el añorado Manolo afirmaba que yo podía ser feo y mal banquero pero que ladrón, eso nunca ¡El pobre! 

Lo siento mucho, de verdad, queridos ingenuos. Estoy que no vivo por haberos metido en este marrón, sobre todo a mis queridos conciudadanos catalanes, justo cuando falta mes y medio para la Diada, poco más de tres para el referéndum y menos de una semana para que mi fiel Artur vaya a la Moncloa a hablar con Rajoy de nuestros problemas.

Puede que no tenga perdón, pero entre que el mes pasado cumplí 84 años que he visto que al final podía acabar pillándome el toro, pues he decidido arrepentirme públicamente. Como cristiano experimento un verdadero alivio reconociendo que he sido un evasor fiscal, un caradura, y que os he estado mintiendo a todos todo el tiempo. Me quito un verdadero peso de encima escribiendo estas líneas. Peso moral, me refiero, porque en cuanto a lo que pesa el dinero trincado, si no hay más remedio que hablar de eso, casi prefiero que lo haga mi familia.

Confiando en vuestra comprensión, vuestro sentido de la tolerancia y esa capacidad de aguante que lleváis demostrada ante tanto político corrupto como ha desfilado por los juzgados españoles durante los últimos años, os quedo eternamente agradecido por hacer lo mismo conmigo. Que esta declaración sea reparadora del mal en lo que sea posible y de expiación para mí mismo.

Siempre vuestro

Jordi Pujol i Soley

P.D. Ya sé que  estos días me va a caer la del pulpo, además de perder, por mi mala cabeza, honores, prebendas y distinciones de todo tipo acumuladas durante mi carrera, pero... ¡ejem!, una última cosita: teniendo en cuenta que ya he cumplido 84 años ¿sería mucho pedir que no me quitarais la pensión vitalicia de 115.224 euros que cobro al año como ex presidente?
Gracias
JP

-----

Obviamente, ésta no fue la carta que salió a la luz el pasado viernes 25, sino esta otra que quien aún no la haya leído, puede pinchar aquí para hacerlo si está interesado. Pero si lo analizamos bien, en lo sustancial creo modestamente que tampoco hay tanta diferencia. Es más, pienso que si hubiera estado redactada tal y como yo me he permitido parafrasearla, posiblemente el personal hubiera reaccionado con similar indignación, sí, pero igual agradecía la sinceridad del autor en lugar de acabar teniendo la sensación de que, su otrora admirado president, había decidido tomarles el pelo hasta el final. Incluida la carta donde reconocía que había pasado buena parte de su vida saltándose la ley a la torera y siendo un evasor fiscal durante todos y cada uno de los días y las noches de los 23 largos años en que ostentó el cargo de presidente de la Generalitat de Catalunya.


Por la transcripción
J.T.

domingo, 27 de julio de 2014

Fabra y Matas, esos "ciudadanos ejemplares" (y 2)

¿Veremos alguna vez a Urdangarín sentado en el banquillo? ¿Y a los de la trama Gürtel? ¿Y a los protagonistas de ese fraude coral organizado en torno a los Eres andaluces? Si eso llega a ocurrir, en el supuesto de que los encausados fueran encontrados culpables y finalmente condenados a penas de prisión, ¿pisarán alguna vez la cárcel? ¿Estaremos vivos para verlo? ¿Estarán vivos ellos?

Los casos Fabra y Matas son una especie de prueba del nueve para contestar alguna de las anteriores preguntas: empezaremos a pensar que esto va en serio y que no están tomándonos el pelo el día en que el castellonense y el balear acaben por fin en chirona,después de haber conseguido prolongar durante lustros sus procesos defendiéndose como gatos panza arriba para intentar evitar la condena. Tras denegarle el indulto el gobierno, hace más de una semana que Matas tenía cinco días para entrar en prisión. Pues bien, a día de hoy, todavía le siguen quedando los mismos cinco días. ¿Alguien entiende algo? Que si tiene que recoger un papel, que si el papel está en Baleares, que si ahora está en Madrid. Me imagino a ese amable funcionario, armado de porra y pistola, en el domicilio de Matas.

- Señor presidente, que necesitaríamos que firmara usted su ingreso en prisión, ya sabe que dispone de cinco días para elegir penal y presentarse en él, si no es mucha molestia. Si no le viene bien, no se preocupe, ya volvemos mañana, ¿le parece? Tenemos cinco días.

Me imagino a Fabra, en su mansión veraniega, consolado por su querida hija Andrea, un poco deslenguada ella cuando ocupa su escaño en el congreso de los diputados, pero taaannn cariñosa.

- Voy a recurrir al Constitucional, cariño, pero lo que no voy a hacer es pedir el indulto si no me dan la razón. Me voy al talego ya, que estoy hasta las narices, a ver si así acabo con esto de una vez
- Pero hombre, papá, a lo mejor a ti sí te conceden el indulto, que Mariano te quiere mucho.
- Y a Matas también, y mira cómo lo ha dejado tirado. Además, prometí que no pediría el indulto y no lo pienso pedir.

Risa floja de fondo al escuchar la palabra "prometer". Una cosa es prometer y otra cumplir, deben pensar. Esta temporada, el eslogan del partido al que pertenecen es "Cumplimos", pero en ningún sitio especifican que lo que cumplen tenga nada que ver con lo que prometieron.

En Baleares ya hay en la cárcel casi una docena de responsables políticos por corrupción, Bárcenas lleva más de un año en prisión preventiva... pero hasta que no llegue el día en que, a la entrada del penal, les quiten las corbatas y los cordones de los zapatos a Fabra y a Matas y empiecen a cumplir sus condenas, no quedará inaugurado el verdadero desfile, el desfile de los corruptos pata negra.

Un desfile lento, tan lento que todavía no ha empezado, insoportablemente tedioso y tan pesado que, como decía ayer, cuando los veamos entre rejas -si los vemos- no nos van a quedar ni ganas de ponernos a celebrarlo. ¡Qué pereza! Dicen que la venganza sabe mejor en plato frío. Pero una cosa es frío y otra ultracongelado, ¿no? Transcurre tanto tiempo entre el momento de la fechoría y el de la entrada en prisión de su autor -si es que llega ese momento- que al final hasta cuesta trabajo recordar qué es lo que hizo. Menos mal que ahí están las hemerotecas para recordárnoslo y los vídeos para refrescar el apoyo de sus poderosos amigotes.

- Fabra es un ciudadano y un político ejemplar para el pp. También para los ciudadanos de Castellón

- Vamos a intentar hacer en España lo que Jaume Matas y todos vosotros hicisteis en Baleares

¿Os suenan? Son frases pronunciadas por Rajoy Brey, don Mariano, algunos años antes de llegar al gobierno.

No es que nos falte ya pan para tanto chorizo. Es que, si de verdad empieza el desfile, que todavía tenemos que verlo con estos ojitos, no vamos a disponer de suficientes celdas libres para tanto ladrón de guante y cuello blanco, con las conciencias más negras que las chimeneas de "Mary Poppins", que habrá que encerrar.

Pero les da igual. Que les quiten lo bailao. En su regalada y disoluta vida les sale "Cara" tantas veces cuando tiran la moneda al aire, que por una vez que les salga "Cruz"...  Uno de los delincuentes más descarados de la reciente historia española llamado Jesús Gil, ya fallecido, lo tenía muy claro: a sus pupilos en el ayuntamiento de Marbella, de donde fue alcalde, los convencía para robar con una frase que mucha gente con poder en este país parece llevar demasiado tiempo tomándose al pie de la letra:

- De la cárcel se sale. De la miseria, no

J.T.

sábado, 26 de julio de 2014

Carlos Fabra y Jaume Matas, en capilla (1)

La secuencia de los hechos suele ser más o menos la siguiente:

1. Pillas una poltrona, empiezas a administrar presupuesto y poder, y más pronto que tarde piensas que si no te lo llevas crudo es que eres tonto.

2. Así que llega el día en que metes la mano y empiezas a trincar. Te sientes impune. Nadie se atreve a toserte y si alguien tuerce el gesto a tu alrededor, lo echas y punto. Para eso eres el que mandas. Además, comparado con todo lo que repartes, tus "bocados", piensas, son una minucia.

3. Pasan los años y un buen día, a un "malnacido" -eso piensas tú, que tras años de impunidad, delinquir había acabado pareciéndote normal- le da por tirar de un determinado hilo y asoma la madeja de todo lo que te habías estado llevando por la cara. Por lo general, aunque no siempre, suele coincidir con el momento en que has dejado de ser quien eras y ya te has bajado, o te han bajado, de la poltrona.

4. El asunto llega a los juzgados. Se abre sumario, comienza la instrucción de la causa y, a los cinco o seis años del comienzo de tus tejemanejes -o más-, te detienen o te citan a declarar.

5. Si te detienen, la putada es que te lleven esposado y que te peguen el paseíllo desde el furgón hasta el juzgado. Foto para la posteridad. Claro que hay quien va por su propio pie -ahí tampoco es que la foto sea plato de buen gusto- y, tras estar declarando durante horas, es entonces cuando acaba metido en el furgón camino de la cárcel: hasta que reúna la fianza impuesta o hasta que una instancia superior desautorice al juez que lo enchironó y ordene su excarcelación inmediata. Si te llamas Blesa eso es fácil que ocurra. Si te llamas Bárcenas... la cosa puede resultar algo más complicada.

6. Pasan los años: uno, dos. tres, cinco... y los sumarios continúan en fase de instrucción. ¿La fecha del juicio? Tranquilidad, que el estrés es muy malo y las cosas de palacio... ya se sabe.

7. ¡Juicio por fin! Han pasado diez o doce años desde la comisión del "presunto" delito, pero ya tenemos al "presunto" chorizo sentado en el banquillo. Para que luego digan que el Estado de Derecho no funciona.

8. Los abogados -bien pagados, que para eso el encausado cuenta con pasta- han usando todas las triquiñuelas legales para suspender, posponer, aplazar... Marean la perdiz meses, a veces incluso durante años pero finalmente... se celebra el juicio ¡Aleluya! Semanas, o meses, después tendremos sentencia. El chorizo ya es chorizo sin tener que colocarle delante el vocablo "presunto": acaba de ser condenado. ¡A la cárcel!

9. Pero no. Ahora es el turno de volver a marear la perdiz hasta el día del juicio final si es preciso: recursos, interpelaciones, petición de indulto... Mientras tanto, el dinero trincado y sus réditos continúan siendo disfrutados por el condenado y su familia.

10. No hay indulto. Ni más interpelaciones, ni más recursos. Si has tenido la precaución de invertir parte del dinero acumulado en un competente sicólogo o en una adecuada asesoría de imagen, hasta es posible que el día que entres en prisión lo hagas de manera discreta como Díaz Ferrán, a la carrera y vestido de hincha del Sevilla, como José María del Nido, o dibujando con los dedos la "V" de la victoria como Ruiz Mateos.

¿Cómo será la entrada en la cárcel de Fabra y Matas?

No lo olvidemos: el uno, factótum del pp en Castellón; el otro, ex ministro con Aznar y expresidente de Baleares nada menos. Los dos condenados en firme, tras sendos procedimientos judiciales más largos que un culebrón televisivo. Los dos están, por fin, en capilla. Desde luego, no podrán quejarse del tiempo que han tenido para preparar la escenografía del día "D".

Yo no sé a ustedes, pero a mi, a estas alturas, hasta me da pereza celebrarlo. La inminente -eso dicen- entrada en el trullo de estos dos prebostes peperos no me consuela en absoluto. Porque... ¿cómo me puede consolar eso cuando decenas de casos como el de Urdangarín, Gürtel o los Eres andaluces -cito los más llamativos, pero la cifra de asuntos pendientes es escandalosa-  van camino del sexto año de instrucción en sus respectivos juzgados y los hechos que se investigan hace ya más de diez que empezaron a producirse?

J.T.

miércoles, 23 de julio de 2014

Cómo evitar morir de éxito


¿Qué pasaría si las próximas elecciones certificaran definitivamente el final del bipartidismo y el mapa político de nuestro país diera un vuelco espectacular? ¿Cuál sería la hoja de ruta y cómo se gestionaría? ¿Cómo evitar morir de éxito?  
                                                                                                
Escuchaba yo este lunes al colega Xavier Mas de Xaxás hablar sobre la situación en muchos países árabes y no pude evitar asociar ideas. Estábamos en Sant Cugat del Vallés, en los cursos de verano de la Universitat Internacional de la Pau, y el colega de La Vanguardia nos explicaba cómo, tras los tres años de tragedia que sufren ya en Siria, la solución menos mala para resolver el conflicto podría acabar siendo respaldar a Bashar al-Asad. Porque si consiguieran derrocarlo, no sabrían a quién poner en su lugar. No es que carezcan de plan B: es que ni siquiera tienen plan A.


Los Estados Unidos no van a plantearse ni en broma meter las narices en Siria tras los estrepitosos fracasos de Irak y Afganistán. Fueron dos grandes desastres, dos enormes ruinas, un formidable ridículo del país propietario del ejército mejor preparado del planeta y de sus socios. Intentan seguir partiendo el bacalao en el mundo mundial pero cada vez que montan un cirio, rematan peor la faena. Decenas de miles de muertos después, miles de millones de dólares más tarde, a esas tragedias evitables hay que sumarles su inutilidad. El plan A resultó ser un desastre y por lo que parece... tampoco existía plan B.

En Egipto, los Hermanos Musulmanes se apropiaron de la revolución en la que los movimientos ciudadanos estuvieron batiéndose el cobre durante meses de protestas en la plaza Tahrir, en El Cairo, porque a los activistas no se les había ocurrido organizarse para el día después de la victoria por la que luchaban. Así que cuando consiguieron la rendición de Mubarak, entre los islamistas y el ejército egipcio (mimado por los Estados Unidos) acabaron robándoles la cartera. Resultado: desastre total.

En Libia, desde que mataron a Gadafhi en el otoño de 2011, tampoco levantan cabeza. Ahora se matan los unos a los otros y el país vive en un auténtico caos. Casi tres años después de la desaparición del tirano, si alguna vez tuvieron plan A, éste acabó un buen día saltando por los aires. 

A quien le parezca desmesurado relacionar lo que sucede aquí con la situación en los países protagonistas de la Primavera Árabe, yo les recordaría que la indignación que acabó cristalizando en el movimiento 15-M vino precedida por los acontecimientos de Túnez, Egipto y Libia. Ellos han fracasado, sí, pero consiguieron acabar con tres dictaduras. Tenían claro lo que no querían y lucharon para acabar con ello. El problema apareció cuando llegó el momento de gestionar el éxito.

Desde la primavera de 2011, y a pesar del 15-M y sus secuelas, los gobiernos PSOE y PP han machacado a la ciudadanía española por activa, por pasiva y por reflexiva... hasta que al cabo de tres años la siembra de las protestas de entonces parece que comienza a dar sus frutos, como ha quedado acreditado tras los resultados de las elecciones europeas del 25 de mayo.

Como sucedía en la Primavera Árabe, y como ocurre también en los movimientos ciudadanos de gran parte de Europa, tenemos muy claro qué es lo que no queremos. Tan claro que, de manera impecablemente democrática, hemos dejado al bipartidismo temblando tras conseguir que pierdan más del treinta por ciento de los votos. Ahora toca tener, igual de cristalino, todo lo que habrá que hacer cuando llegue el triunfo. Toca tener el plan A preparado. Y el B, y el C si es preciso. La hoja de ruta bien clarita y la manera de gestionarla, también. Todo menos acabar muriendo de éxito.

J.T.