domingo, 19 de mayo de 2019

Com combatre la política brutícia de la dreta


Amb la política està passant el mateix que amb la televisió. Quan creus que s’han depassat tots els límits de la grolleria, apareixen nous personatges que sorprenen per la seva capacitat d’aixecar el llistó de la vulgaritat. L’estil Telecinco portat a la política ha aconseguit que José María Aznar o Rafael Hernando semblin un model de mesura en les seves actituds, comparat amb el to de baixos fons dels qui els han pres el relleu. Aquesta escanyolida marquesa amb cara de fàstic insultant a Carmena en el pitjor estil no té res que envejar a Belén Esteban durant les seves millors actuacions estel·lars en una tele per a la programació de la qual es va inventar el terme telebruticia, que ja s’ha quedat curt. Teleporqueria? Teleespant? Teleinfàmia?.

Si la campanya de les generals em va deixar exhaust després del cúmul de barbaritats que vam poder sentir de Casado o Rivera (dels altres ultradretans no vull ni parlar), aquestes dues setmanes de maig prèvies a la convocatòria electoral del diumenge 26 em tenen desesperat. Necessito que acabi ja aquest malson, si us plau. El pitjor no és l’estil, ni la mala educació, ni tan sols les barbaritats que profereixen quotidianament, el pitjor és la nuesa que mostren: nuesa de coneixements, d’arguments, de vergonya, mancades del bagatge mínim exigible pels llocs que ocupen.

Aquests ‘mindundis’ són els que aspiren a representar-nos a tots? De debò volen que se’ls respecti quan el millor que transmeten és la falta de respecte que tenen per la nostra intel·ligència? En quin moment va començar a anar-se’n tot al carall de tal manera que els partits polítics de la dreta, institucions respectables, hagin quedat en mans de semblants poca-soltes? Si aquests són els que tenen per donar la cara com seran els que es troben en la rebotiga? No és que no demostrin altura intel·lectual, que evidentment no la tenen, sinó que a més van mancats de reflexos per sortir al pas amb una mínima habilitat a les novetats a les que han de fer front diàriament. No saben improvisar i quan ho fan fa pena la pobresa dels seus arguments. “

Avui s’ha premiat a la senyora Batet quan és una persona que ha defensat un referèndum de secessió a Catalunya”, va dir ahir la ciutadana Arrimadas quan es va assabentar de la persona proposada per a la presidència del Congrés. Veurem, senyora Inés, no es cansa vostè d’aquest absurd ‘raca-raca’ que mai va acompanyat d’una proposta, sinó només una bateria de protestes amb frases fetes? “Una vegada més, el govern d’Espanya estarà en mans d’Esquerra”, deia Casado quan glossava la proposta dels catalans Batet i Cruz per presidir les cambres. Si centrar en Catalunya el més alt percentatge d’invectives, apostar per mantenir polítics en la presó i per l’estat d’excepció amb el 155, els va proporcionar tan escassa renda en les generals, com és possible que no es baixin del burro d’una vegada?

Les enquestes els diuen que el camí és el diàleg i ells continuen obstinats en la confrontació. S’entén, i a més estan en el seu dret, que Casado i Rivera no vulguin que la seva abstenció serveixi per fer president a Pedro Sánchez, però per justificar això han d’anar de míting en míting superant cada dia, tant ells com els membres dels seus equips, la ‘xorrada’ que van deixar anar el dia anterior? (Al meu entendre, sigui dit de pas, Ábalos tampoc va estar gaire fi aquest divendres quan va reclamar l’abstenció de la dreta emparant-se en l’ajuda que els colpistes del seu partit, després de defenestrar Sánchez de la secretaria general, van atorgar a Rajoy perquè pogués ser president).

Espero que el Partit Socialista no es deixi intimidar per aquests inútils ptulants ni pels qui els mantenen, i posi en marxa al més aviat possible el mandat rebut el 28 d’Abril de les urnes: distensió, cerca d’entesa, serenitat, crispació zero…

En aquesta línia, seria un bon camí donar per acabat d’una vegada el període de presó provisional pels nou polítics catalans que estan essent jutjats en el Tribunal Suprem i que segueixen privats de llibertat després d’any i mig. Ja n’hi ha prou, no?

Que no em diguin que no es pot fer res, que no m’ho crec. Les fotos d’aquesta setmana que comença, quan cinc d’ells arribin a les Cambres en furgons policials, marcarà per sempre la història d’Espanya. Seran unes imatges absurdes, surrealistes que donaran la volta al món i contribuiran a augmentar les ínfules de tants profetes del quant pitjor millor que abunden a un i altre costat.

Espero que la raó per no apostar per la llibertat provisional dels polítics catalans no sigui la por a aquesta dreta que copia en les seves manifestacions públiques les formes i maneres de la televisió més infecta. Fa falta dir aquí que, faci el que faci el govern, la Fiscalia o el Suprem; Casado i Rivera continuaran apostant per la política brutícia, la porqueria i la infàmia?

J.T.

sábado, 18 de mayo de 2019

Cómo combatir la política basura de la derecha

-->
Con la política está pasando lo mismo que con la televisión. Cuando crees que se han rebasado todos los límites de lo zafio, aparecen nuevos personajes que sorprenden por su capacidad de elevar el listón de la vulgaridad. El estilo Telecinco llevado a la política ha conseguido que José María Aznar o Rafael Hernando parezcan un dechado de mesura en sus actitudes, comparado con el tono barriobajero de quienes les han tomado el relevo. Esa delgadita marquesa con cara de asco insultando a Carmena en el peor estilo no tiene nada que envidiar a Belén Esteban en sus mejores actuaciones estelares en una tele para cuya programación se inventó el término telebasura, que ya se ha quedado corto. ¿Telebazofia? ¿Teleespanto? ¿Teleinfamia?.

Si la campaña de las generales me dejó exhausto tras el cúmulo de barbaridades que pudimos escuchar a Casado o a Rivera (de los otros ultraderechistas no quiero ni hablar), estas dos semanas de mayo previas a la convocatoria electoral del domingo 26 me tienen desesperado. Necesito que acabe ya esta pesadilla, por favor. Lo peor no es el estilo, ni la mala educación, ni siquiera las barbaridades que profieren a diario, lo peor es lo desnudos que se les ve: desnudos de conocimientos, de argumentos, de vergüenza, carentes del empaque mínimo exigible para los puestos que ocupan.

¿Estos mindundis son los que aspiran a representarnos a todos? ¿De verdad quieren que se les respete cuando lo que mejor transmiten es la falta de respeto que le tienen ellos a nuestra inteligencia? ¿En qué momento empezó a irse todo al carajo como para que los partidos políticos de la derecha, instituciones respetables, hayan quedado en manos de semejantes chisgarabises? Si estos son los que tienen para dar la cara ¿cómo serán los que andan en la trastienda? No es que no demuestren altura intelectual, que por supuesto no la tienen, sino que además carecen de reflejos para salir al paso con una mínima habilidad de las novedades a las que tienen que hacer frente a diario. No saben improvisar y cuando lo hacen da pena la pobreza de sus argumentos.

“Hoy se ha premiado a la señora Batet cuando es una persona que ha defendido un referéndum de secesión en Catalunya”, dijo ayer la ciudadana Arrimadas cuando se enteró de la persona propuesta para la presidencia del Congreso. Vamos a ver, doña Inés, ¿no se cansa usted de ese absurdo raca-raca en el que jamás existe una propuesta, sino solo una batería de protestas con frases hechas? “Una vez más, el gobierno de España va a estar en manos de Ezquerra”, decía Casado al glosar la propuesta de los catalanes Batet y Cruz para presidir las cámaras. Si centrar en Cataluña el mayor porcentaje de invectivas, apostar por mantener a políticos en la cárcel y por el estado de excepción con el 155 les proporcionó tan escasa renta en las generales, ¿cómo es posible que no se bajen del burro de una vez?

Las encuestas les dicen que el camino es el diálogo y ellos continúan empeñados en la confrontación. Se entiende, y además están en su derecho, que Casado y Rivera no quieran que su abstención sirva para hacer presidente a Pedro Sánchez, pero para justificar eso han de ir de mitin en mitin superando cada día, tanto ellos como sus adláteres, la chorrada que soltaron el día anterior? (A mi juicio, dicho sea de paso, Ábalos tampoco estuvo fino este viernes cuando reclamó la abstención de la derecha amparándose en la ayuda que los golpistas de su partido, tras defenestrar a Sánchez de la secretaría general, otorgaron a Rajoy para que pudiera ser presidente).

Espero que el Partido Socialista no se deje intimidar por estos mequetrefes ni por quienes los sostienen, y ponga en marcha cuanto antes el mandato recibido el 28 de Abril de las urnas: distensión, búsqueda de entendimiento, serenidad, crispación cero…

En esa línea, sería un buen camino dar por acabado de una vez el período de prisión provisional para los nueve políticos catalanes que están siendo juzgados en el Tribunal Supremo y que continúan privados de libertad después de año y medio. Ya está bien, ¿no?

Que no me digan que no se puede hacer nada, que no me lo creo. Las fotos de esta semana que entra, cuando cinco de ellos lleguen a las Cámaras en furgones policiales, marcará para siempre la historia de España. Serán unas imágenes absurdas, surrealistas que darán la vuelta al mundo y contribuirán a aumentar las ínfulas de tanto profeta del cuanto peor mejor como abunda en un lado y en otro.

Espero que la razón para no apostar por la libertad provisional de los políticos catalanes no sea el miedo a esta derecha que copia en sus manifestaciones públicas los modos y maneras de la televisión más infecta. ¿Hace falta decir aquí que, haga lo que haga el gobierno, la Fiscalía o el Supremo, Casado y Rivera van a seguir apostando por la política basura, la bazofia y la infamia?

J.T.






miércoles, 15 de mayo de 2019

Zoido, los tránsfugas en Ciudadanos y la hija de Garzón: los otros candidatos europeos.


Preocupa la escasa relevancia que se le está otorgando a las elecciones europeas en estos días de campaña. Tampoco es que en convocatorias anteriores se les haya prestado excesivo interés pero esta vez, conviene insistir, se trata de la convocatoria más importante para elegir diputados al Parlamento de Bruselas y Estrasburgo desde que existe la Unión Europea. No parece que sea una labor para dejar en manos de cualquiera.

Es mucho lo que nos jugamos en Europa durante los próximos cinco años, período para el que se eligen los 54 diputados que nos han de representar y poca, muy poca, la atención que se le presta a sus nombres y apellidos. Solo la existencia del enorme riesgo que supone el ascenso de la ultraderecha habría de ser ya razón suficiente para que a las elecciones europeas se les dispensara mucha más atención en los medios de comunicación. La amenaza ultraderechista es muy seria, pero además está el dichoso Brexit, o esa desgarradora herida abierta llamada inmigración, el euro y sus vaivenes, o el cambio climático, asuntos todos ellos sobre los que pronto habrá que adoptar decisiones que acabarán condicionando nuestro futuro y el de nuestros hijos.

Aparte de los cabezas de lista de los principales partidos, que se baten el cobre lo mejor que pueden a pesar de la poca cancha que se les da, es bueno conocer quiénes son algunos de los secundarios que, a pesar de figurar en puestos que les aseguran la elección, hacen todo lo posible estos días por no chupar demasiada cámara, que no se note mucho que han conseguido que les metan en el paquete para pillar cacho. Sin duda les viene mejor la lejanía de los focos, pasar desapercibidos. Por ejemplo Juan Ignacio Zoido, que va de número cuatro en las listas del Partido Popular, o José Ramón Bauzá, expresidente balear por el PP, que ahora ocupa el número cinco en la lista de Ciudadanos, formación esta plagada en sus primeros puestos de tránsfugas como Maite Pagazaurtundúa, que fue del Psoe, luego de UPyD y ahora va en las listas de la formación naranja, o como Soraya Rodríguez, socialista de toda la vida hasta el día en que pegó el portazo y se fue con Rivera.
Rechina el puesto tan bajo adjudicado al socialista Juan Fernando López Aguilar (el catorce), aunque este podrá continuar si se obtienen los 18 escaños que las encuestas pronostican a su partido, y llama la atención la inclusión del filósofo y ensayista Daniel Innerarity en el puesto número cuatro (para no salir) de la lista conjunta que proponen PNV, Coalición Canaria y otros cuatro partidos autonómicos. María Garzón, hija del famoso juez, encabeza la lista del Actúa de Llamazares. Y de lo de Hermann Tertsch como número dos en la lista de Vox, mejor ni hablar. Se me abren las carnes imaginándolo por las noches de Bruselas con sus colegas ultraderechistas polacos, húngaros o lepenianos urdiendo entre jarra y jarra cómo dinamitar el proyecto europeo. Porque ese es uno de los asuntos cruciales que andan en juego en estas elecciones europeas: cómo parar los pies a quienes quieren acabar con la Unión.

Añadiré algunos datos que, aunque se conocen, nunca está de más recordarlos a la hora de votar el día 26: cada europarlamentario cobrará 8.484,05 euros brutos mensuales que, una vez deducidos impuestos y cotizaciones, se quedan en 6.611,42 netos. Para gastos generales dispondrán de 4.342 euros al mes (gastos de oficina, compra de equipos informáticos, gastos de teléfono, correo y fotocopias…) A esto hay que añadir 306 euros por cada día que asistan a las actividades parlamentarias; los desplazamientos son gratis, la jubilación generosa y, como remate, cada diputado cuenta con otros 25.000 euros al mes para pagar asistentes y becarios.

¿Cómo es posible, pues, que no se le de más importancia a las elecciones europeas durante la campaña? ¿Desinterés? No creo. Preguntándonos a quién beneficia la desinformación y el perfil bajo que se mantiene, igual obtenemos la respuesta.


J.T.

martes, 14 de mayo de 2019

Menys campanes al vol i més pic i pala: res està guanyat


Quin moment el de les municipals i autonòmiques del 2015!, recorden? L’onada del 15M i el naixement de Podemos un any abans van fer que fos possible arrabassar a la dreta alcaldies tan emblemàtiques com Madrid o Barcelona. Es podia, i es va poder. Així, feus que semblaven inaccessibles es van convertir en ajuntaments del canvi: A més de Carmena o Colau, ho van aconseguir Santisteve a Saragossa, Asirón a Pamplona, Martiño Noriega a Compostel·la, Xulio Ferreiro a La Corunya, Kichi a Cadis, Espadas a Sevilla, Ribó a València…

Que bonic seria recuperar per a aquestes eleccions aquella energia! Encara amb la ressaca de les generals, la campanya de les municipals, autonòmiques i europees es presenta tan de sobte que sembla com si no hagués donat temps a recompondre’s. Aquesta sobredosi, aquest empatx d’urnes i paperetes pot tenir el seu perill per a l’esquerra. L’alegria que van proporcionar els resultats d’Abril, sumats a les optimistes prediccions del CIS conegudes la setmana passada, suposa un risc enorme. Tanta eufòria pot incitar a baixar la guàrdia i cal no oblidar, ni per un instant, que el partit està encara per jugar i que el resultat definitiu sempre està en l’aire, fins a l’últim minut.

El repte és que la participació segueixi en la mateixa línia del 28A. Cal motivar l’elector empatxat. Tenim en joc 12 autonomies, 8.116 ajuntaments, 54 representants en el Parlament Europeu… i jo percebo molt poca tensió electoral. Com si, després del viscut a la fi d’abril, ja tot fos bufar i fer ampolles. Gran error. No sé si encerten els qui anomenen “segona volta” a les eleccions de maig, però una cosa està clara: per aconseguir uns resultats en la línia dels obtinguts en les generals, és precisa una mobilització que jo estic trobant a faltar. Cal suar molt més la samarreta.

S’equivoca l’esquerra si pensa que la fragmentació de la dreta l’afavoreix. S’equivoca sobretot perquè està desaprofitant l’oportunitat d’unir-se per una vegada en la vida. En lloc de tancar files es dediquen a dividir-se més. Que la dreta es fracciona? Com hem de ser menys nosaltres, que a més tenim molta més experiència en aquests afers? Segueixen insistint, malgrat els tres-cents i molts mil vots llançats a les escombraries a l’abril. Les paperetes d’Actua, 30.000; En Marea, 17.000; Compromís, 172.000 i Front Republicà, 113.000, unides a les de Podemos, haurien significat 6 escons més per a aquesta formació en el Congrés dels Diputats.

Hem après alguna cosa? Doncs sembla que no, si veiem la proliferació de sigles pel 26M fins i tot a ciutats clau: A l’ajuntament de Madrid, Izquierda Unida es presenta per separat; també a la Comunitat, on les candidatures enfrontades d’Errejón i Podemos encareixen encara més el preu que costarà fer forta a la dreta, si és que s’aconsegueix. Per a què facilitar les coses si les podem dificultar? A Barcelona corre perill la candidatura de Colau, a Saragossa l’alcalde i el representant de Podemos es comporten com el gos i el gat, és possible que se salvin Cadis, Sevilla i València, i probablement també alguna ciutat gallega de les que en el 2015 van apostar pel canvi, però veurem. 

Em costa treball entendre tanta divisió, tanta baralla: en un moment en què la dreta està a punt de caure, l’esquerra, fidel a la més suïcida de les seves tradicions, es dedica a barallar-se com mai per acabar perdent com sempre. Em temo que tanta batussa ajuda molt poc a les negociacions per formar el Govern de la nació. Seria molt important que no només es mantinguessin els governs progressistes constituïts en ajuntaments i autonomies l’any 2015, sinó que augmentessin. Seria bo que el bloc d’esquerres superés àmpliament al de dretes. Sí, ja sé que les dades del CIS són optimistes, però no em refio ni un pèl.

Ocasions com la d’ara, amb la dreta noquejada, feta bocins i barallant-se entre ells sense pietat, no crec que es tornin a presentar. Trigaran poc a recompondre’s, així que si no s’aprofita l’oportunitat, perdrem tota autoritat moral per a queixar-nos quan ja no hi hagi remei.

Ens posem les piles, o què?

J.T.

viernes, 10 de mayo de 2019

Menos campanas al vuelo y más pico y pala: nada está ganado


¡Qué momento el de las municipales y autonómicas del 2015!, ¿recuerdan? La ola del 15M y el nacimiento de Podemos un año antes hicieron que fuera posible arrebatar a la derecha alcaldías tan emblemáticas como Madrid o Barcelona. Se podía, y se pudo. Así, feudos que parecían inaccesibles se convirtieron en ayuntamientos del cambio: Además de Carmena o Colau, lo consiguieron Santisteve en Zaragoza, Asirón en Pamplona, Martiño Noriega en Compostela, Xulio Ferreiro en A Coruña, Kichi en Cádiz, Espadas en Sevilla, Ribó en Valencia…

¡Qué bonito sería recuperar para estas elecciones aquel vigor! Aún con la resaca de las generales, la campaña de las municipales, autonómicas y europeas se presenta tan de sopetón que parece como si no hubiera dado tiempo a recomponerse. Esta sobredosis, este atracón de urnas y papeletas puede tener su peligro para la izquierda. La alegría que proporcionaron los resultados de Abril, sumada a las optimistas predicciones del CIS conocidas esta semana, supone un riesgo enorme. Tanta euforia puede incitar a bajar la guardia y no hay que olvidar, ni por un instante, que el partido está aún por jugar y que el resultado definitivo siempre está en el aire, hasta el último minuto.

El reto es que la participación continúe en la misma línea del 28A. Hay que motivar al elector empachado. Tenemos en juego 12 autonomías, 8.116 mil ayuntamientos, 54 representantes en el Parlamento Europeo… y yo percibo muy poca tensión electoral. Como si, tras lo vivido a finales de abril, ya todo fuera coser y cantar. Gran error. No sé si aciertan quienes llaman “segunda vuelta” a las elecciones de mayo, pero una cosa está clara: para conseguir unos resultados en la línea de los obtenidos en las generales, es precisa una movilización que yo estoy echando de menos. Hay que sudar mucho más la camiseta.

Se equivoca la izquierda si piensa que la fragmentación de la derecha le favorece. Se equivoca sobre todo porque está desaprovechando la oportunidad de unirse por una vez en la vida. En lugar de cerrar filas se dedican a dividirse más. ¿Que la derecha se fracciona? ¿Cómo vamos a ser menos nosotros, que además tenemos más experiencia en esas lides? Continúan erre que erre, a pesar de los trescientos y muchos mil votos tirados a la basura en Abril. Las papeletas de Actúa, 30.000; En Marea, 17.000; Compromís, 172.000 y Front Republicá, 113.000, unidas a las de Podemos, hubieran significado 6 escaños más para esta formación en el Congreso de los Diputados.

¿Hemos aprendido algo? Pues parece que no, a tenor de la proliferación de siglas para el 26M incluso en ciudades clave: En el ayuntamiento de Madrid, Izquierda Unida se presenta por separado; también en la Comunidad, donde las candidaturas enfrentadas de Errejón y Podemos encarecen aún más el precio que costará echar a la derecha, si es que se consigue. ¿Para qué vamos a facilitar las cosas si podemos dificultarlas? En Barcelona corre peligro la candidatura de Colau, en Zaragoza el alcalde y el representante de Podemos se llevan como el perro y el gato, es posible que se salven Cádiz, Sevilla y Valencia, y probablemente también alguna ciudad gallega de las que en 2015 apostaron por el cambio, pero veremos.

Me cuesta trabajo entender tanta división, tanta pelea: en un momento en que la derecha está a punto de besar la lona, la izquierda, fiel a la más suicida de sus tradiciones, se dedica a pelearse como nunca para acabar perdiendo como siempre. Me temo que tanta trifulca ayuda muy poco a las negociaciones para formar el Gobierno de la nación. Sería muy importante que no solo se mantuvieran los gobiernos progresistas constituidos en ayuntamientos y autonomías el año 2015, sino que aumenten. Sería bueno que el bloque de izquierdas superara ampliamente al de derechas. Sí, ya sé que los datos del CIS son optimistas, pero no me fío ni un pelo.

Ocasiones como la de ahora, con la derecha noqueada, despedazada y pelándose entre ellos sin piedad, no creo que se vuelvan a presentar. Tardarán poco en recomponerse, así que si no se aprovecha la oportunidad, perderemos toda autoridad moral para quejarnos cuando ya no haya remedio.

Nos ponemos las pilas, ¿o qué?

J.T.

domingo, 5 de mayo de 2019

El silenci dels perdedors


Cada dia que passa ho tinc més clar: Casado és un talp amb una missió última que consisteix en carregar-se per sempre el Partido Popular. Enfocat així, encaixa tot. Una altra opció és que sigui un ximple perdut, perquè només un ximple tracta de ximples als seus electors, com no va deixar de fer-ho durant la passada campanya, en la qual va acumular un despropòsit darrere l’altre, i torna a fer-ho ara de nou sense cap escrúpol. Ximple o destroyer? Els votants del PP que conec en el meu entorn (cal tenir amics fins i tot a l’infern) van canviar de papereta el diumenge passat perquè no suporten que els tractin com a ximples. I aquesta setmana estan encara més cabrejats, perquè l’encara líder de l’oposició, després de culpar-los de no saber votar, demonitza i qualifica ara d’ultradreta als mateixos amb els qui estava disposat a formar govern tres dies abans de la celebració de la jornada electoral.

Tindran feina al PP per treure’s de sobre aquest insensat que, si el deixen al seu aire molt més temps, acabarà dinamitant el poc que queda del xiringuito. A l’edifici madrileny del carrer Génova i a les seus repartides per tota Espanya molts membres del partit, incondicionals de tota la vida, van plorant per les cantonades sense saber què serà del seu futur si això segueix d’aquesta manera. Si perden tants vots el 26-M com a les generals, hauran de guanyar-se la vida treballant, quin horror! Així que s’han quedat muts, com si de sobte haguessin descobert que tanta bajanada com van repetir durant setmanes, seguint l’estela del seu desfogat líder, era impossible que quedés impune.

Crida l’atenció el silenci de molts perdedors del PP. Un silenci que, estic segur, no és el que volia fer referència l’Alberto Carlos durant la nit del tancament del primer debat a TVE. El silenci de Cospedal, Soraya, Margallo o Gallardón, per posar només quatre exemples. O el de Rajoy, que calla fins i tot quan l’apassionat jovenet no es talla en abocar pel broc gros i li imputa la responsabilitat del seu fracàs. O el d’Aznar. Què fa l’Aznar callat, tan xulet com va estar durant la campanya? O el dels corruptes a la presó, cada vegada més desemparats, pobres d’ells. La seva llista continuarà creixent a mesura que es doni a conèixer fins a quin punt van fer amb els nostres diners el que els va donar la gana durant tants anys. M’imagino aquests telèfons portàtils traient fum: Seixanta-sis diputats, quina ruïna! Si és que són cinc menys dels que tenia Podemos en l’anterior legislatura! Maleïda sigui l’hora en què vam triar aquest mocós! I ara què fem amb ell?

M’imagino els ganivets ja esmolats, preparats per assestar les punyalades pertinents la mateixa nit de les eleccions municipals i europees. Tres setmanes encara, uf! Se’ls farà molt llarg. L’únic avantatge és que cada dia que passi l’esmentat mocós anirà acumulant ficades de peu a la galleda i potser tenen menys dificultat per a propinar-li la puntada de peu definitiva.

Ximple o talp? què dimonis és Pablo Casado? El que és clar és que, després de destrossar el seu partit, deixarà la dreta en mans dels feixistes i del perillosíssim ciutadà Alberto Carlos, i això no és precisament una bona notícia. A veure si mentre es recomposen, els partits d’esquerres es deixen d’embolics entre ells i són capaços d’aprofitar la conjuntura per fer finalment en aquest país la política decent que els seus ciutadans portem meritant des de fa tant de temps. Espero que no sigui demanar massa.

J.T.

(Traducción aparecida en "Públic" el 5.5.2019)

sábado, 4 de mayo de 2019

¿Tendrá El Ejido un alcalde de Vox el próximo 26M?



Asaltaron las oenegés que socorrían a los inmigrantes y tiraron sus ordenadores por la ventana. Intimidaron a la organización de mujeres progresistas, intentaron linchar al subdelegado del gobierno porque lo confundieron con el presidente de Almería Acoge, se pasearon durante días por todo el pueblo con bates de beisbol, palos enormes y barras de hierro arrasando bares y comercios marroquíes, quemaron coches de decimoquinta mano y humildes enseres propiedad de quienes les trabajaban la tierra. ¿Recordáis? Han pasado diecinueve años de aquella semana de fuego y furia que avergonzó a tantos buenos ciudadanos de El Ejido y de toda la provincia de Almería.

La excusa fue que un marroquí disminuido síquico apuñaló a una mujer en el mercado de una barriada llamada Santa María del Águila y la mató. Yo pensaba que todo esto era agua pasada, que aquella pesadilla fue una página negra que jamás se volvería a repetir, pero ha sido nacer un partido político que defiende la mano dura con los inmigrantes y reivindica el uso de rifles y pistolas, para que los viejos fantasmas resuciten donde menos deberían haberlo hecho.

¿Qué ha de suceder para que el Ejido, y el Poniente almeriense en general, se sacuda el estigma de racista y xenófobo? Pues visto lo visto, tendría que ocurrir un milagro que, de momento, parece lejano, porque la epidemia se ha extendido también al Levante, hacia el Cabo de Gata y más allá. Los resultados de las elecciones andaluzas ya me pusieron los pelos de punta, pero los del 28A me han producido verdaderos escalofríos. En la convocatoria para la elecciones generales, Vox ha sido la fuerza política más votada en Níjar (28,44%) y El Ejido (30,02%). ¿Significa esto que cuando se abran las urnas el próximo 26 de mayo tendremos alcaldes de Vox en ambas ciudades?

No tengo ningún interés en ser alarmista, pero los datos están ahí: el partido de Abascal ha sido también segunda fuerza en Roquetas de Mar y Vícar, y tercera si consultamos los números totales de la provincia: 62.529 almerienses, un 19,15 por ciento de todos los que votaron el domingo 28 de abril en esta esquina de la península, metieron en las urnas una papeleta de Vox. Es verdad que ganó el Psoe, pero solo obtuvo unos treinta mil votos más que los fascistas. Y Podemos únicamente sacó un 8,81 por ciento, 28.767 votos en total, menos de la mitad que el partido que preconiza la intolerancia y el racismo y que, si pudiera resucitar a Franco, lo haría.

Esta es la cera que arde, nos guste o no nos guste. He aquí la radiografía que nos desnuda y nos invita a la reflexión. ¿Qué puñetas hace la izquierda que no espabila en lugares como Almería? ¿Les parece un mal menor, estamos demasiado lejos, o sencillamente no saben por dónde demonios empezar a hincarle el diente a este problema? Perdidos en sus peleas internas, en sus centralismos (a los aparatos de los partidos políticos, en Sevilla y Madrid, El Ejido parece quedarles demasiado lejos, y en Almería capital viven groseramente de espaldas al Poniente) y en sus conspiraciones, el ascenso de Vox en una de las zonas más prósperas de España les ha estallado en las manos con los deberes sin hacer y resucitando el horrible fantasma de la indignación xenófoba de febrero del año 2000.

Hay que espabilar con esto y rápido. El voto a Vox de 62.529 almerienses es un grito demasiado serio como para dejar pasar un solo día más sin ponerse a trabajar a fondo, analizar las causas y poner remedio. No puede ser que haya tanto facha entre mi gente, tanto violento. Me niego a admitirlo. Me niego a concluir que las cosas siguen igual, o peor, que hace diecinueve años. Decidme que estoy equivocado, por favor, y demostrádmelo el próximo 26 de mayo si sois tan amables. Hay mucho trabajo pendiente y muchas equivocaciones de las que rendir cuenta, es verdad, pero todo será mucho más difícil si Vox consigue gobernar en algún ayuntamiento.

 J.T.

viernes, 3 de mayo de 2019

El silencio de los perdedores


Cada día que pasa lo tengo más claro: Casado es un topo cuya misión última consiste en cargarse para siempre el Partido Popular. Enfocado así, encaja todo. La otra opción es que sea tonto perdido, porque solo un tonto trata de tontos a sus electores, como no paró de hacer durante la campaña anterior, en la que acumuló un despropósito tras otro, y vuelve a hacer ahora de nuevo sin escrúpulo alguno. ¿Tonto o destroyer?. Los votantes del PP que conozco en mi entorno (hay que tener amigos hasta en el infierno) cambiaron de papeleta el pasado domingo porque no soportan que se les trate como tontos. Y esta semana andan más cabreados aún, porque el todavía líder de la oposición, tras culparlos de no saber votar, demoniza y llama ahora ultraderecha a los mismos con quienes estaba dispuesto a formar gobierno tres días antes de la celebración de la jornada electoral.

Le va a costar trabajo al PP quitarse de encima a este insensato que, como lo dejen suelto mucho tiempo más, acabará dinamitando lo poco que queda del chiringuito. En el edificio madrileño de la calle Génova y en las sedes repartidas por toda España muchos miembros del partido, incondicionales de toda la vida, andan llorando por las esquinas sin saber qué va a ser de su futuro como esto siga así. Si pierden tantos votos el 26-M como en las generales, tendrán que ganarse la vida trabajando, ¡qué horror! Así que se han quedado mudos, como si de pronto hubieran descubierto que tanta sandez como repitieron durante semanas, siguiendo la estela de su desahogado líder, era imposible que quedara impune.

Llama la atención el silencio de muchos perdedores del PP. Un silencio que, estoy seguro, no es al que quería referirse Alberto Carlos durante la noche del cierre del primer debate en Tve. El silencio de Cospedal, Soraya, Margallo o Gallardón, por poner solo cuatro ejemplos. O el de Rajoy, que calla incluso cuando el desahogado jovenzuelo no se anda con remilgos y le imputa la responsabilidad de su fracaso. O el de Aznar, ¿qué hace Aznar callado, tan chulito como estuvo durante la campaña? O el de los corruptos en prisión, cada vez más desamparados los pobres, cuya lista continuará aumentando a medida que vayamos conociendo hasta qué punto hicieron con nuestro dinero lo que les dio la gana durante tantos años.

Me imagino esos teléfonos portátiles echando humo: ¡Sesenta y seis diputados, qué ruina! Si es que son cinco menos de los que tenía Podemos en la anterior legislatura! Maldita la hora en que elegimos a este mocoso! Y ahora ¿qué hacemos con él? Me imagino los cuchillos ya afilados, preparados para asestar las puñaladas pertinentes la misma noche de las elecciones municipales y europeas. ¡Tres semanas todavía, uf! Se les va a hacer muy largo. La única ventaja es que cada día que transcurra el tal mocoso irá acumulando torpezas y quizás tengan menos dificultad para propinarle la patada definitiva.

¿Tonto o topo? ¿qué demonios es Pablo Casado?  Lo que está claro es que, tras destrozar su partido, dejará la derecha en manos de los fascistas y del peligrosísimo ciudadano Alberto Carlos, lo que no es precisamente una buena noticia. A ver si mientras se recomponen, los partidos de izquierdas se dejan de líos entre ellos y son capaces de aprovechar la coyuntura para hacer por fin en este país la política decente que sus ciudadanos nos llevamos mereciendo desde hace tanto tiempo. Espero que no sea mucho pedir.

J.T.


J.T.

miércoles, 1 de mayo de 2019

¿Qué mensaje habrá entendido Pedro Sánchez?



Cuando el domingo por la noche gritábamos “Con Rivera, no” a las puertas de Ferraz, a Pedro Sánchez se le veía azorado, incómodo, como sorprendido por la reclamación. “Creo que ha quedado bastante claro, ¿no?” respondió la primera vez que lo oyó pero a la tercera, ya más bien molesto, no pudo evitar replicar “¡Que ya lo he escuchado!”, que traducido al castellano significaba “¿por qué no os calláis de una vez?”. A continuación salió del paso con una frase ambigua y nada tranquilizadora: “Nosotros no vamos a ser como ellos, no vamos aponer cordones sanitarios.” ¿Y por qué no, Pedro? ¿Acaso los avezados demoscópicos con que cuentas entre tus asesores no tienen claro que buena parte de los votos obtenidos el 28A tienen carácter de préstamo para frenar a la derecha, sus soflamas fascistas, machistas y antiabortistas, su pasión por las armas, o por construir muros xenófobos entre otras lindezas?

Preocupante que en ese momento Sánchez desaprovechara la oportunidad de subirse al carro y coreara también “Con Rivera, no” junto a sus incondicionales. Aquella misma noche vi en internet cómo los directores de los diarios madrileños de papel apostaban ya abiertamente por un pacto con Rivera. La mañana siguiente, a la patronal y a varios bancos les faltó tiempo para proclamar abiertamente las bondades que a su juicio tendría un pacto del PSOE con Ciudadanos. Ni un pelo se cortaron, los muy sobrados, ¿para qué? Los súbditos, parecían querer decir, ya habíamos hecho nuestro trabajo, y ahora les tocaba a ellos, a quienes nunca se presentan a las elecciones pero mueven sin pudor los hilos en la sombra, indicarle al ganador quiénes han de ser sus compañeros de cama, por mucho que Arrimadas y Alberto Carlos se hagan un poquito los remilgones de cara a la galería.

El “Con Rivera, no” del domingo recordaba al “No nos falles” a Zapatero en marzo del 2004. ZP, claro está, acabó fallando, plegándose a la voluntad superior de los “supercicutas” y a la peculiar manera que estos tienen de conjugar según qué verbos:

Yo espero,
Tú ganas las elecciones,
Él vota,
Nosotros decidimos,
Vosotros hacéis lo que os decimos,
Ellos se joden.

Sánchez tiene esta vez la oportunidad de demostrar, como lo ha hecho ya alguna vez en su vida, que es capaz de salirse del carril, que no va a hacer como Zapatero ni tampoco como Felipe González en 1993, cuando tras asegurar que había “entendido el mensaje”, nos creímos que iba a pactar con Izquierda Unida y acabó haciéndolo con los nacionalistas, con Jordi Pujol a la cabeza.

No nos falles tú también, Pedro. Con Rivera, no. ¿Has entendido tú nuestro mensaje? ¿O vas a continuar dando largas a los asuntos firmados en el pacto que te llevó al gobierno hace diez meses? Ese mensaje que tú, Ábalos y compañía aseguráis haber entendido, ¿va a poner por fin orden en los alquileres, en el precio de la vivienda, en los taxis, en la televisión pública? ¿liquidarás la reforma laboral del PP, te atreverás de una vez por todas a coger por los cuernos el toro de las pensiones? ¿O te vas a dedicar a tranquilizar a los poderosos que no te han votado, a continuar mareando la perdiz sin entrar a saco en asuntos de máxima prioridad como Catalunya?

Has llegado hasta donde estás porque eres osado y arriesgas, es verdad, ¿a qué viene entonces la ambigüedad de la noche triunfal? ¿por qué no recoges el guante de tus incondicionales y proclamas alto y claro que con Rivera no vas a pactar? Hemos conseguido parar a la derecha y eso hay que celebrarlo, es verdad, pero ahora toca pasar cuanto antes a la página siguiente de un libro que hace tiempo que tenía que estar leído. Tienes a tu izquierda los apoyos suficientes para acometer una legislatura productiva y sabrosa que pase a la historia con letras de oro. Es la ocasión. Nuestros vecinos portugueses lo han hecho dejando en evidencia oráculos y agoreros. Ahora te toca a ti. Y recuerda: son votos prestados.

J.T.

lunes, 29 de abril de 2019

¿Para cuándo una derecha civilizada?



Los que no querían romper España se han acabado haciendo pedazos entre ellos. Viendo anoche la plaza de Colón desolada, las practicables frente a la sede del PP vacías, con las unidades móviles de televisión allí instaladas sin apenas trabajo y la calle Génova perfectamente circulable, me preguntaba yo cuanto tiempo tardaremos en disponer de una derecha presentable en este país. ¿Quién va a ejercer de jefe de la oposición? ¿Van a continuar las intervenciones en el congreso a cara de perro que puso de moda Rafael Hernando? ¿O el modelo va a ser el de la aturullada Dolors Monserrat? Rivera reclama ahora el papel, pero eso no hace sino confirmar que, a sus carencias sobradamente conocidas, el líder de Ciudadanos añade así la de un profundo desconocimiento, si no del reglamento del congreso, al menos de las matemáticas.

En los tiempos en que Manuel Fraga perdió frente a Felipe González, Alianza Popular llegó a ganarse el apelativo de “leal” oposición, a pesar de las maneras impetuosas y abruptas de su líder. Entre los 107 diputados de1982, el partido de la derecha contaba con buenos y sólidos intelectuales que rivalizaban en talante, formación y fina ironía con sus rivales de la izquierda. Y eso que se vivían tiempos mucho más convulsos que los de ahora. ¿Cómo se entiende esto? ¿Qué tiene que pasar para que, al menos, recuperemos aquellos modales? ¿Para cuándo un jefe de la oposición con el estilo y la educación de, por ejemplo, Aitor Esteban, portavoz del PNV? No, Albert, tú no. Has dinamitado demasiados puentes, algo que, por otra parte, a algunos tampoco nos ha sorprendido tanto.

Yo creo que el varapalo de este domingo le tiene que servir a la derecha de este país para dejar de pronunciar groserías de una vez y ponerse a estudiar, a hincar los codos, que falta les hace. A todos. ¿Qué van a hacer ahora los brazos mediáticos de la derecha? ¿Por quién se van a decantar los mamporreros y tertulianos de adhesiones inquebrantables que tanto tiempo llevan prostituyendo sin vergüenza el oficio periodístico? ¿Qué bandera va a levantar el ABC? ¿Y La Razón? Por no hablar de ese vergonzoso panfleto llamado El Mundo ¿Van a seguir arreando estopa a diestra y siniestra, Ciudadanos incluido? Y esas radios incendiarias, ¿hacia dónde orientarán sus soflamas? Se les ha ido la mano con la gasolina y, claro, el mecano ha acabado por venírseles abajo. 

La jugada de las tres derechas pactando para gobernar en Andalucía se desploma desde hoy y, si no se andan con pies de plomo, las municipales, autonómicas y europeas de mayo pueden acabar redondeando el destrozo. Hace ya dos semanas largas, escribí un artículo en este mismo blog que titulé El PP se desmorona” en el que explicaba las razones que a mi juicio predecían el descalabro. Si ahora no recuperan el sentido común, algo que en la campaña de las generales no ha existido ni en el PP ni en Ciudadanos (de Vox ni hablamos), las municipales pueden ser el descabello definitivo, utilizando ese lenguaje taurino que a ellos tanto les fascina. La ultraderecha conseguirá alguna alcaldía, pero parece claro que su discurso agresivo, frentista y beligerante ha sido rechazado mayoritariamente.

Claro que a las tres derechas les gusta tanto vivir en conflicto que son muy capaces de emplearse todo lo a fondo que haga falta para mantenerlo vivo. Espero que ni Sánchez ni Iglesias caigan en la trampa. Ya está bien de ceños fruncidos, altiveces y palabras malsonantes. Recordad, políticos todos, sois nuestros empleados, os debéis a quienes os pagamos el sueldo, así que a dejar de vociferar y a trabajar. Basta ya de utilizaciones bastardas de símbolos que no son propiedad suya. Como el himno, la bandera, o la televisión pública. Sí, Radiotelevisión Española es de los ciudadanos, aunque les cueste tanto entenderlo a cualquier partido político sin excepción alguna. A ver si en esta ocasión, y de una vez por todas, se apuesta por recuperar la dignidad de un medio donde tanto sus trabajadores como los espectadores se merecen un respeto por parte de la clase política que hasta ahora pocas veces se les ha tenido.

Y termino: es deseable que las tres derechas no tarden en entender que, de las cenizas del incendio que sufrieron anoche y una vez que se conozca hasta dónde llegan los efectos de la debacle, es necesario que acabe surgiendo un partido civilizado, educado, constructivo, que sepa hacer oposición y que al mismo tiempo sea leal, como hace más de treinta y cinco años Manuel Fraga y su equipo demostraron que era posible. La crispación, el mal rollo y el insulto solo comportan más irritación, y el destino final de este tipo de comportamientos suele ser casi siempre el desastre. Esta vez lo han comprobado en sus propias carnes. Espero que no tarden en asimilar la lección, asumir el fracaso y actuar en consecuencia.

J.T.